El Carramimbre CBC Valladolid hace un llamamiento para que la ciudad aporte el impulso definitivo

La plantilla del Carramimbre Valladolid, durante su visita a la bodega del patrocinador. /G. Villamil
La plantilla del Carramimbre Valladolid, durante su visita a la bodega del patrocinador. / G. Villamil

Presenta sus credenciales en una visita a la bodega del patrocinador principal, con siete nuevas caras, un 10% más en su presupuesto y un objetivo de 1.500 abonados (1.200 a fecha de hoy)

Luis Miguel de Pablos
LUIS MIGUEL DE PABLOSValladolid

El Carramimbre Ciudad de Valladolid ha presentado esta mañana sus credenciales en casa de su principal patrocinador, bodegas Pingón en Peñafiel, a poco más de tres semanas de iniciar una temporada que pretende ser la del despegue definitivo. Apunta alto un proyecto que nació hace cuatro años en la categoría de bronce, que el año pasado se coló en el cuadro de ascenso pese a contar con uno de los presupuestos más humildes de la LEB Oro, y que este curso pretende dar un paso más en su crecimiento colectivo. Crece en capacidad económica, un 10% más; crece en la faceta deportiva, con una plantilla más equilibrada que se va a los doce jugadores -diez fichas hace un año-; y crece en apoyos una vez olvidada la mochila del pasado que tanto le ha acompañado en sus primeros pasos como club. A la ecuación, aseguran sus directivos, solo le falta el respaldo social para dar el salto definitivo. «Seguimos con la misma filosofía de esfuerzo y trabajo en equipo para seguir creciendo. Ahora falta esa tercera pata -en referencia al público- porque al final la gente e slo que hace grande a un club», ha destacado Mike Hansen, presidente del club, echando una mirada celosa al fútbol. «Hemos visto como la gente llevó al equipo en volandas (al ascenso), y ahora nos toca a nosotros. Necesitamos el apoyo de la gente», ha añadido, mencionando la falta que tiene el CBC Valladolid de recuperar a todos «esos amantes del baloncesto» que se perdieron por el camino y no han vuelto al pabellón.

El propio Hansen se ha atrevido a lanzar un órdago. «Garantizo que si llegamos a 1.500 socios (ahora hay cerrados 1.200) y metemos 3.000 en Pisuerga, nos metemos en playoff», ha señalado.

«Garantizo que si alcanzamos los 1.500 socios y conseguimos llevar 3.000 a Pisuerga, nos metemos en playoff»

«Garantizo que si alcanzamos los 1.500 socios y conseguimos llevar 3.000 a Pisuerga, nos metemos en playoff» mike hansen, persidente del club

En la misma línea se ha manifestado el técnico, Paco García, confiado en dar el salto que necesita el club para desterrar de una vez el pasado y recuperar al mismo tiempo el estatus deportivo que siempre tuvo. «Tenemos que intentar el asalto y sin público es imposible. Estoy seguro de que si se animan y van, acabarán por repetir», ha comentado, apuntando también a los viejos amantes del baloncesto. «Siguen informados y conocen la actualidad del equipo, pero no van... y estamos hablando de un abono de 158 euros», se ha lamentado, apelando también a los más de nueve mil abonados que este año no han tenido que pasar por caja para renovar su carné en el Real Valladolid.

En este sentido, Hansen cifra en 2.000 socios la barrera de la ambición: «De ahí para arriba es la cifra que tienes que tener si quieres mirar hacia arriba».

También Óscar Mendiluce, de Carramimbre, se ha sumado al llamamiento para que club y marca sigan creciendo juntos. «Toda ayuda que venga de fuera es perfecta, de ahí que necesitemos que la gente se acerque al pabellón», ha subrayado, destacando la «notoriedad» que ha alcanzado la bodega tras su llegada al baloncesto.

Una vez concluida la visita a la bodega, la plantilla del Carramimbre Valladolid ha culminado el viaje a Peñafiel con una comida de hermandad y convivencia con los medios de comunicación. Este viernes 14 de septiembre disputará el partido de presentación ante sus aficionados frente al Shenzhen Leopards de China (polideportivo Pisuerga, 20:45 horas).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos