LEB Oro

Con la cabeza en el quinto partido

Carles Marco doroge a los suyos desde el banquillo. /Marta Moras
Carles Marco doroge a los suyos desde el banquillo. / Marta Moras

Los dos técnicos asumen que el desgaste físico marcará el último partido de la serie

LÍA Z. LORENZO Palencia

Tras la tensión vivida en la pista, el cansancio había llegado también a los banquillos. Tanto Álex Mumbrú como Carles Marco comparecieron con cara de agotamiento, pero con una diferencia enorme, la sonrisa del ganador solo estaba en la cara del entrenador catalán.

«Ha sido un partido diferente a los tres anteriores, pero igual de duro, intenso y complicado. Ellos son un equipazo y nosotros hemos estado dubitativos al principio, creo que por la ansiedad», afirmaba un Carles Marco que no podía ocultar su satisfacción por el juego de su equipo, muy cercano a lo que él había dibujado sobre la pizarra. «El viernes metimos 13 triples y perdimos, hoy hemos hecho más nuestro juego, con tiros cortos y penetraciones. Hemos jugado a un gran nivel el segundo cuarto y, luego, la segunda parte ha sido un drama», analizaba Carles Marco antes de pasar a hablar del que será el gran protagonista del choque del miércoles, el cansancio. «Los quintos partidos siempre están marcador por la tensión, la ansiedad y los nervios. Si sales como una moto y juegas bien perfecto, pero va a ser complicado Todos vamos a llegar muy cansados, pero la ilusión que nos hace volver a Miribilla no tiene precio. Eso sí, el que sepa gestionar mejor el desgaste físico tendrá muchas opciones de ganar», finalizaba el técnico morado antes de marcharse de nuevo al vestuario.

La otra cara de la moneda era Álex Mumbrú, que comprende que se juega toda la temporada ante su público. «Sabemos que ahora tenemos nosotros la presión porque estaremos en casa, pero nos encanta jugar en un Miribilla lleno», adelantaba Mumbrú mientras rumiaba los fallos de su equipo. «Hemos cometido errores infantiles El otro día sentenciamos con buenas decisiones al final, hoy no.», destacaba el técnico vasco.