Baloncesto

Moncho Monsalve recibe el cariño del 'basket' de Castilla y León

En la fila superior, Paco García, Roberto González, Feñe Fernández, Chechu Mulero, Arturo Fernández Seara, Porfi Fisac y Miguel Martín. Sentados, Samuel Puente, Carlos Sainz, Moncho Monsalve, Mario Pesquera, Óscar Castañeda y Gustavo Aranzana. /A. Mingueza
En la fila superior, Paco García, Roberto González, Feñe Fernández, Chechu Mulero, Arturo Fernández Seara, Porfi Fisac y Miguel Martín. Sentados, Samuel Puente, Carlos Sainz, Moncho Monsalve, Mario Pesquera, Óscar Castañeda y Gustavo Aranzana. / A. Mingueza

El medinense, objeto del reconocimiento del deporte de la canasta en el congreso de entrenadores que se celebra en Valladolid

Víctor Borda
VÍCTOR BORDAValladolid

El mundo del baloncesto de Castilla y León aprovechó que el Pisuerga pasa por Valladolid o, mejor dicho, que la ciudad alberga este fin de semana un congreso, en el que los ponentes son siete entrenadores que han pasado por el baloncesto local y han entrenado en la máxima categoría, para mostrar su cariño a Moncho Monsalve. Porfi Fisac, Gustavo Aranzana, Chechu Mulero, Paco García, Roberto González, Mario Pesquera y Samuel Puente van a transmitir sus conocimientos en las ponencias que tendrán como escenario el colegio de las Jesuitinas.

La Federación de Baloncesto de Castilla y León y la Asociación Castellano-Leonesa de Entrenadores de Baloncesto unieron fuerzas para traer a este medinense que ha sido todo un referente en el mundo del baloncesto. Cosas del tráfico y de la colapsada salida de Madrid retrasaron la sorpresa y la llegada de Monsalve, que venía desde Murcia, su residencia habitual. Finalmente, acompañado de su mujer, llegó a Valladolid y se encontró, sin comerlo ni beberlo, que los ponentes y los asistentes al congreso iban a brindarle una inesperada muestra de cariño y afecto. Entró en el salón apoyado en dos muletas y fue recibido por una atronadora salva de aplausos.

Miguel Martín, formador de entrenadores, que moderaba la mesa redonda en la que estaban presentes los siete ponentes que participan en el congreso entre hoy y mañana, tomó la palabra para recibir a un sorprendido Monsalve. Martín señaló que el objetivo de haberlo invitado a Valladolid no era otro que «reconocer a aquellas personas que, en su trayectoria, han hecho algo importante por los que vienen por detrás». «Queremos darte las gracias por todo lo que has realizado», prosiguió.

Fisac fue el primero de los técnicos que tomó la palabra. «Me siento orgulloso de haber sido tu ayudante», señaló.

Gustavo Aaranzana, por su parte, contó que fue el primer técnico que trajo a un jugador americano a Valladolid. El ex de Coruña, durante su paso como entrenador por Marruecos, explicó que Monsalve había dejado huella en el reino alauita cuando el medinense ejerció allí como seleccionador. Y es que al llegar mostró su enfado: «La madera está en el techo y el techo en el suelo», ya que todas las canchas allí eran de cemento con la techumbre de madera.

Samuel Puente, que fue jugador suyo, narró una anécdota que habla de la personalidad de ayer homenajeado. «Antes se viajaba en el día. Nos tocaba ir a San Sebastián a jugar. Moncho nos dijo que iríamos por la mañana, comeríamos un chuletón y luego dormiríamos todos la siesta en casa de su madre. Y así fue».

Paco García hizo hincapié en que la imagen de Monsalve como entrenador le marcó. «Soy entrenador por una persona como Moncho», recalcó.

Emocionado

Mario Pesquera, un buen amigo del medinense, indicó que influyó en él como entrenador «para que me gustase la táctica».

También Roberto González y Chechu Mulero destacaron el peso que ha tenido en el baloncesto español.

Se proyectó un vídeo de siete minutos con imágenes y declaraciones de Moncho Monsalve, que emocionó al homenajeado. Carlos Sainz le agradeció la ayuda que ha prestado a la FBCyL. Óscar Castañeda, de parte de ACLEB, le entregó un detalle como muestra de cariño.

Luego, el reconocido tomó la palabra y habló de algunos de los técnicos presentes y de sus logros.

Como colofón, para redondear esa muestra de cariño, nada mejor que un asado en La Pedriza para acabar la jornada contando mil anécdotas alrededor de una persona imprescindible en el baloncesto patrio. Lo que no se puede negar es que Moncho Monsalve cuenta con todo el cariño del 'basket' local, de los técnicos que le siguieron como entrenadores en la máxima categoría. Él fue el primero y eso se lo quisieron reconocer los suyos.