Alberto Blanco: «Somos un equipo muy respetado»

Alberto Blanco, posa con la camiseta del equipo durante su presentación. /El Norte
Alberto Blanco, posa con la camiseta del equipo durante su presentación. / El Norte

El segundo técnico hace hincapié en la igualdad de la Liga, aunque cree que este año no habrá un rival tan fuerte como el Betis el pasado año

JESÚS GARCÍA-PRIETOPalencia

El gallego Alberto Blanco firmó hace unos días como segundo de Carles Marco para la próxima temporada. Blanco comenzó su andadura en los banquillos en 1991 en el Liceo Marítimo y, tras pasar por varios clubes, en 2006 fue nombrado seleccionador femenino de Mozambique. Tras su periplo africano, Blanco recaló en el cuerpo técnico del Unicaja, y en 2009 se convirtió en director deportivo del Obradoiro. Seis temporadas después fue entrenador ayudante en el Lietuvos Rytas de Vilnius, donde permanece cuatro campañas. Este verano, antes de incorporarse al Palencia Baloncesto, formará parte del cuerpo técnico de Zan Tabak en la selección de Eslovaquia.

–¿Cómo ha sido su llegada a Palencia?

–Muy positiva. Estos días he visto un poco como es la ciudad y la estructura del equipo. Ha coincidido con la despedida de Urko, con lo que había mucha actividad en el club. Me ha causado una muy buena impresión la infraestructura en pos de seguir creciendo como equipo en LEB Oro.

–¿Es muy diferente el baloncesto que se juega en Europa al español?

–El baloncesto de España es relativamente distinto al que se practica en muchas partes de Europa. Es un baloncesto donde se juega con cuatro jugadores abiertos. Donde más nos diferenciamos los entrenadores nacionales es en el apartado defensivo. Con respecto a Lituania, que es el país donde he estado recientemente, el baloncesto es el deporte nacional. Allí solo hablan de baloncesto, y esa es la gran diferencia con respecto a España, donde el primer deporte es el fútbol. Ellos concentran todos sus esfuerzos en la selección masculina.

–¿Qué le ha hecho decantarse por firmar por el Palencia Baloncesto?

–Al principio pensé que seguiría en Europa, pero cuando me llamó Carles Marco no lo dudé mucho. Cuando tomas una decisión, siempre sopesas los pros y los contras. Viendo todo lo que tenía encima de la mesa, al final la oferta del Palencia Baloncesto era la más atractiva. Sobre todo por la cercanía con mi casa, poder estar con mi hija, trabajar con un entrenador que tiene mucho futuro y contar con una estructura con visos de seguir creciendo. El equipo tiene muy buena fama a nivel nacional en cuanto a la seriedad con la que trabaja.

–¿Qué objetivos se ha marcado esta temporada?

–Ahora mismo estamos hablando de cómo reconstruir la plantilla, que es una parte muy importante de lo que luego suceda a lo largo de la temporada. En esta época los entrenadores no paramos de pensar lo que se puede hacer. Estamos en un proceso de pensar jugadores que sean acordes a lo que Carles Marco quiere. Yo intentaré aportar todas las ideas que pueda. Hay que conseguir que esas piezas ensamblen bien para lograr hacer un equipo. Tenemos que analizar los fichajes para no equivocarnos.

–La marcha de Urko Otegui quizás ha trastocado los planes para formar la plantilla del año que viene...

–Seguramente. Urko ha sido el emblema del equipo durante muchos años, primero porque hay pocos jugadores como él en la Liga, y segundo, a nivel deportivo, por todo lo que aporta al equipo en el vestuario. El Palencia Baloncesto ha contado siempre con esa figura y yo creo que eso es imposible de reemplazar, ya que para suplir a un jugador así necesitas a alguien que lleve el mismo tiempo y eso ahora mismo no existe. Hay que rehacer el equipo partiendo de esa premisa.

–¿Ha podido ver algún partido del equipo antes de fichar finalmente por el club?

–Estuve en Palencia para ver el cuarto partido del 'play-off' frente al Retabet Bilbao y me encantó. Me gustó todo lo que generó la cancha. El ambiente, la conexión del público con el equipo... La forma que tiene la cancha de tener al público tan cerca de los jugadores es algo que me agradó mucho. Si tienes una afición así durante todo el año, con esa fuerza que percibí desde la grada, se notará al encarar los partidos de la temporada que seguramente sean muy igualados.

–El público del Pabellón Municipal de Deportes es el sexto jugador...

–Sin duda. Es muy obvio que hay mucha igualdad entre los equipos, desde el primero hasta el décimo. Las diferencias estarán en los pequeños matices, y eso es lo que tenemos que buscar desde el cuerpo técnico. El plus que necesitan muchas veces los jugadores tiene mucho que ver con el comportamiento en cuanto al esfuerzo y el apoyo del público.

–Ha hablado de la igualdad de la categoría. ¿El Palencia Baloncesto es ya uno de los importantes de la LEB?

–El Palencia Baloncesto se ha ganado el respeto de los rivales. Es un proyecto sólido en el que tanto los jugadores como el público saben que va a ser un equipo estable que va a presentar batalla desde el minuto uno. Pero también sabemos que la competición estará muy igualada después del cambio en la categoría, donde ahora existe una opción real de ascenso a ACB. Antes, los ascensos eran relativamente utópicos, ya que este equipo ascendió deportivamente en su momento. Esos ascensos y descensos dan pie a cambios en el mercado y a que los clubes ahora puedan permitirse luchar por jugadores por los que antes no podían incorporar. Creo que también es algo bonito que las competiciones sean tan igualadas. El año pasado el único que despuntó fue el Betis, que fue como el Fenerbahce en la Euroliga.