https://static.elnortedecastilla.es/www/menu/img/degustacastillayleon-desktop.jpg

Yo viví la semifinal más polémica de MasterChef

Foto de familia de las participantes como jurado en la prueba exterior de MasterChef. /
Foto de familia de las participantes como jurado en la prueba exterior de MasterChef.

Quince mujeres del sector de la gastronomía nacional, presentes en uno de los programas más controvertidos del 'talent show' culinario

Juan J. López
JUAN J. LÓPEZValladolid

La sexta temporada de MasterChef vivió una de sus noches más polémicas. El 'talent show' culinario de Televisión Española ha sido acusado de trato de favor hacia concursantes, vejaciones a otros... Vamos, otro día en la oficina en este tipo de espacios en televisión.

Sin embargo, antes de llegar a este veredicto, elevado por el todopoderoso mundo del hashtag y las tendencias en las redes sociales, quince mujeres del sector de la gastronomía fueron invitadas al programa para formar parte como jurado de la prueba exterior, esta vez en un club de esos de alta enjundia, el Club Alma de Madrid.

De hecho, antes de presentar la prueba se insistió a los concursantes en el especializado público que degustaría su menú, entre este, Noemí Martínez, del Restaurante Trigo de Valladolid, Mejor Jefa de Sala de Castilla y León por la Academia Castellana y Leonesa de Gastronomía y Alimentación.

Junto a ella, otras mujeres, como las chef Fina Puigdevall y Macarena Castro; Manuela Romerano, sumiller y directora del restaurante El Poblet de Valencia, con una estrella Michelin; María José San Román, chef del restaurante Monastrell de Alicante, también una estrella; Esther Manzano, chef de La Salgar de Gijón; las sumilleres María José Huertas, del restaurante La Terraza del Casino de Madrid; las periodistas gastronómicas Paz Ivison, Rosa Rivas, de El País y 7canibales.com; y Cristina Jolonch, de La Vanguardia.

Distintos momentos del programa rodado en el Club Alma de Madrid.

Un menú de cuatro platos

Los aspirantes tuvieron que preparar un menú de cuatro platos: compuesto de flor de alcachofa confitada con brandada de bacalao y pan de ajo-perejil; salmonete con rabitos de cerdo y mahonesa de encurtido; pichón de bresse con reposado de ensalada líquida de guisante y foie asado; y una versión de Ferrero Rocher de postre.

Y, pese a las voces de Samantha y su obsesión con el praliné cocinado por la concursante Oxana, la mayoría de las presentes disfrutaron de los platos en el selecto club madrileño. «Ha sido una experiencia bonita, rodeada de tantas mujeres de nuestro sector y con las que compartimos tanto», afirma Noemí Martínez.

No todo fue lo perfecto que se esperaba, está claro, por lo que mostraron las cámaras, con el controvertido Jordi Cruz, manos a la obra para que saliera el menú -sobre todo en el caso del postre-.

O el caso de Pepe Rodríguez, quien tuvo que repartir besos para tranquilizar al personal y demostrar que Cándido no estaba desencaminado cuando aseguró en el estreno de la temporada en Segovia, «que trabajaban con una tensión tremenda».

Palabra de uno de los grandes de la hostelería segoviana, que valoró el estrés que se palpaba en el concurso, y eso que no vivió una de las semifinales más polémicas de la sexta cinta de MasterChef.

Se salvaron Toni y Ketty, mientras que Marta, Dani y Oxana se iban a enfrentar a la prueba de eliminación, pero esa es otra historia...

 

Fotos

Vídeos