https://static.elnortedecastilla.es/www/menu/img/degustacastillayleon-desktop.jpg

Ciruelas con sabor a sol

Ciruelas con sabor a sol

Frescas son la mejor opción, pero también se usan para mermeladas, confituras incluso pasas para los asados

Ana Santiago
ANA SANTIAGOValladolid

Una ciruela Claudia es un manjar de dioses. Su peculiar verde bañado de dorados llenando los sentidos de olor a verano, cuando se visita el huerto, no tiene igual. El dulzor, compartido con una rica nota de acidez, le confiere un carácter único a esta fruta. Jugosas también las rojas o amarillas, hay más de doscientas variedades con diferentes puntos de acidez o dulzor, distintas texturas, tamaños y sabores. Todas son perfectas para la dieta, todas son un buen antioxidante y todas un efectivo laxante.

Su abundante jugo y potente sabor hacen que su uso en mermeladas, confituras y jaleas o tartas apenas tenga competidores; ya que contienen pectina, un compuesto con gran facilidad para formar geles; pero frescas y sanas son la mejor opción.

También pasas ofrecen a los asados, combinadas con orejones y manzanas reinetas, un rico contraste dulce para el protagonismo de las carnes.

El mejor momento, la etapa estival

En el mercado, hay que cuidar su elección. Su momento es el verano y hay que fijarse en que estén firmes y con su piel tersa. Si están muy blandas, tienen apariencia arrugada o magulladuras no están en su estado óptimo; eso puede significar que ya llevan días desde su recolección. Una vez en casa, y dado que suelen consumirse con piel, hay que lavarlas muy bien porque podrían tener restos de pesticidas. Tienden a madurar muy deprisa, por lo que se deben mantener en el refrigerador, donde se conservarán durante unos días, y separadas de otros alimentos para evitar que la humedad de esta fruta empeore a sus compañeros de estante.

También se pueden preparar intensos zumos o compotas.

El origen de la ciruela parece remontarse a las zonas del Cáucaso, Anatolia (área de la actual Turquía) y Persia (actual Irán). A través de los escritos de historiadores griegos y romanos sabemos que esta fruta era tratada como salvaje por los primeros y que los segundos ya conocían diferentes variedades.

En la actualidad los principales países productores de ciruelas son Argentina, Chile, Sudáfrica, Estados Unidos y España, donde destaca el cultivo en la Comunidad Aragonesa, en Sevilla y en la Cuenca Mediterránea. En la Región de Murcia, a mediados del siglo XX, se cultivaba en huertas tradicionales de la vega del río Segura.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos