https://static.elnortedecastilla.es/www/menu/img/degustacastillayleon-desktop.jpg

A la mesa de la tradición

A la mesa de la tradición

Gastronomía y tradición en el Cerrato palentino

ANDREA D. SANROMÁ Baños de Cerrato (Palencia)

 Para entender el presente hay que mirar al pasado, y para vivir, hay que mirar al futuro». Así reza el dicho que podría aplicarse a la palentina Baños de Cerrato, que mantiene uno de los ejemplos mejor conservados de la arquitectura visigoda, la basílica de San Juan de Baños del siglo VII. Forma parte de su pasado, su presente y su futuro como también infraestructuras de otro tipo que ayudan a comprender la evolución de esta localidad de 378 habitantes.

Justo enfrente de la iglesia se encuentra el Mesón Restaurante Lagar, que mantiene la esencia de lo que fue hace más de 300 años, como explica la gerente del establecimiento, la bilbaína Maite Lara. «La gente mayor del pueblo cuenta que esto era un lagar comunitario y que funcionaba como una cooperativa dónde hacían en conjunto el vino y luego lo repartían».

Después de una importante reforma, se transformó en restaurante y en su interior conserva la viga principal y los pesos del antiguo lagar.

Ahora, mirando hacia el futuro, Maite, su marido Oliver y su hijo Roberto se encuentran al frente del negocio. Con 25 años de experiencia en la hostelería, Maite se trasladó a vivir a Baños de Cerrato porque su marido trabajaba en Palencia.

Aunque los comienzos fueron complicados, ahora cuenta en la cocina con el apoyo de dos mujeres del pueblo. «Son auténticas. conocen el plato clásico de toda la vida, el buen puchero, el buen guiso… Y todo nuestro personal es del pueblo», señala.

Un menú variado

En la carta hay verdura de temporada, pescado, carne de Cervera, cecina de León, croquetas caseras… y platos tan sugerentes como raviolis de lechazo envueltos en calabacín de temporada, solomillo de lechazo churro acompañado de alcachofas de temporada y una crema de patata y ajo negro, cuando el producto de temporada lo permite. «No hay precocinados, ni polvos, ni nada que no sea natural. Elaboración casera, buenos aceites, productos de temporada y muy variados», aclara.

En su defensa por el medio rural, Maite subraya la necesidad de que las instituciones no se olviden de la riqueza patrimonial y gastronómica para que sean activos de la economía de los pueblos. Y recuerda la Feria Visigoda de San Juan de Baños, que se celebra del 15 al 17 de junio.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos