https://static.elnortedecastilla.es/www/menu/img/degustacastillayleon-desktop.jpg

Patatas conquistadoras

Patatas del restaurante El Cardiel de Viana de Cega. /A. D. Sanromá
Patatas del restaurante El Cardiel de Viana de Cega. / A. D. Sanromá

Cuando hablamos de las patatas a la importancia pocos se resisten a este clásico de la comida española

ANDREA. D. SAN ROMÁ

«Con todo va bien la patata, pues es comida que no mata». Así que no es de extrañar que nos la encontremos con jamón, gambas, gulas, almejas... Cuando hablamos de las patatas a la importancia pocos se resisten a este clásico de la comida española.

En el restaurante El Cardiel, ubicado en el municipio vallisoletano de Viana de Cega, han hecho de este plato su seña de identidad. «Lo hacemos de forma distinta, tienes que probarlas. Es como si fuera un sandwich de patata con una salsa especial», explican Mónica y Rubén Garrido, tercera generación al frente de un negocio familiar que dio sus primeros pasos en 1969. Entonces, en el pueblo vivían unos setecientos vecinos y hoy en día sobrepasan los dos mil. Es de los pocos municipios que han creciendo, acompañado por el desarrollo del cercano Parque Tecnológico de Boecillo. De ahí que la mayoría de sus clientes sean de lugares de trabajo cercano que buscan la calidad de la comida casera.

«Muchos tienen que comer fuera todos los días o de táper... Así que unas buenas lentejas o un plato de cuchara les encanta», apunta Mónica, quien trabaja en la cocina junto a su madre. Su hermano Rubén se encarga de atender la sala y la barra, «y mi padre, aunque está jubilado, nos supervisa», apunta riendo.

Con dos comedores y una decoración moderna, inspirada en la naturaleza y en el campo, ofrecen a sus comensales una cocina tradicional acorde con los gustos del cliente de diario, pero también incorporando otras propuestas como el pollo teriyaki o volovanes rellenos. «Los viernes y sábados por la noche tenemos más hamburguesas, nachos y raciones, porque viene gente más joven», señalan. Sin embargo, las patatas a la importancia siguen siendo las reinas de la casa. «Gustan a todo el mundo, nos las piden para llevar y repiten», inciden los hermanos

Aunque también hay otro plato que reivindica su presencia en la mesa, el pincho de lechazo a la brasa. Y ya puestos, no podemos pasar por alto el cuchareo tradicional y las alubias con almejas, alubiones con sepia o las setas y los garbanzos con gambones.

Y para los que buscan otras opciones, pueden encontrar un arroz con calamares y gambas, o una ensalada con queso de cabra y tomate caramelizado. Además, «los sábados», recuerda Mónica, «por 2,50 euros, caña y tapa».