https://static.elnortedecastilla.es/www/menu/img/degustacastillayleon-desktop.jpg

Pura esencia sepulvedana

Pura esencia sepulvedana

El lechazo asado marca la hoja de ruta por la 'Costa del Cordero' segoviana

PLÁCIDOSepúlveda (Segovia)

El restaurante Fogón del Azogue ofrece todo lo que el visitante busca en su paso por la bella localidad de Sepúlveda, ricos asados y productos de calidad de los que recuerdan a los fogones y asadores de siempre. El viajero busca esa tradición culinaria bien entendida, que satisface siempre por su sencillez y poderío en el plato. Este establecimiento es el restaurante del aledaño hotel rural Vado del Duratón, de cuatro estrellas y situado también en pleno casco histórico, cerca del Arco del Ecce Hommo, una de las puertas de las murallas de la villa.

El Fogón del Azogue presenta en el primer piso un amplio salón preparado para banquetes. Un horno de leña lo preside, toda una declaración de intenciones que deja bien a las claras que estamos en tierra de asados, el plato fuerte y principal del establecimiento. Junto al amplio salón, cuenta además con una sala acristalada con vistas al campo cercano y a parte del hermoso perfil urbano de Sepúlveda. La decoración es sencilla, propia de un asador. El servicio es de esos que te hace sentir como en tu casa. Bodega no muy amplia en referencias, con los vinos de Ribera de Duero como principales protagonistas.

La cocina que ofrece este local es de corte tradicional, apegada al terruño y a la idiosincrasia sepulvedana. Sencillez, calidad y genuina materia prima forman la santísima trinidad de este restaurante. El lechazo asado en horno de leña es el santo y seña del Fogón del Azogue. Siempre hay que solicitarlo mediante reserva, al igual que sucede con el cochinillo, el otro asado estrella del establecimiento. El objetivo de todo ello, que llegue a la mesa en su punto este plato tan tradicional de la gastronomía castellana. Por algo a Sepúlveda se le denomina popularmente como 'la catedral del lechazo asado'. La carne del animal, por supuesto de raza churra, presenta esa textura tan increíble que solo le aportan el agua, la sal y un poco de manteca. Con una ensalada y un buen vino, el deleite del comensal está garantizado.

Flores con alcachofas.
Flores con alcachofas.

Los mejores entrantes

Como entrantes, preparaciones clásicas de los asadores segovianos con algún toque más moderno, pero fiel al clasicismo culinario que impera en esta localidad segoviana: croquetas, morcilla,… Llamativas unas flores de alcachofa con foie. La verdura, algo tiesa, no alcanza las expectativas. Por el contrario, sí lo consiguen los boletus confitados con yema de huevo. La mezcla de elementos resulta perfecta. Como sucede con el plato anterior, no son para nada rácanos con el delicioso foie. Y es que las raciones son abundantes.

Como postre, imprescindible degustar el ponche segoviano al estilo Fogón, que viene acompañado de helado de chocolate. La diferencia es sensible, ya que sabe menos dulzón que otras preparaciones de este postre y no resulta tan pesado. Una delicia.

En resumen, típica comida sepulvedana ligada al horno, el fuego y el barro. Pura esencia de una gastronomía buscada y apreciada por el visitante.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos