https://static.elnortedecastilla.es/www/menu/img/degustacastillayleon-desktop.jpg

Aromas mediterráneos en el centro de Pucela

Arroz meloso con carabineros./Plácido
Arroz meloso con carabineros. / Plácido

Mezcla de una base tradicional con elaboraciones más actuales con sabor mediterráneo en el 5 Gustos de Valladolid

PLÁCIDOValladolid

Arroces y aromas mediterráneos en pleno centro de Valladolid. Una cocina de mercado pasada por el tamiz de Palmira Soler, chef castellonense que mezcla una base tradicional con elaboraciones más actuales. Su sólida formación, en su currículum sobresale su paso por el prestigioso Mugaritz o por Abadía Retuerta, le permite conjugar diferentes registros para conseguir un resultado original y propio dentro del panorama de los fogones vallisoletanos. Un sello personal que tiene su máxima expresión en los arroces, el buque insignia de una carta no muy amplia, pero en la que se tocan diferentes palos. Nueve entrantes diferentes, tres arroces, cinco segundos y cuatro postres para deleitar al respetable.

El restaurante se encuentra en el sótano del establecimiento. En la planta baja está la barra y el gastrobar. Un tramo de escaleras conduce al 'sancta sanctorum' de Palmira Soler. Pocas mesas en un espacio pequeño pero acogedor, con una decoración minimalista y cuidada. Servicio atento, por el que uno puede y debe dejarse aconsejar. Bodega no muy amplia, pero que cuenta con algunas referencias interesantes y originales.

Lo más apropiado a la hora de afrontar la carta es pedir unos entrantes y seguir con el fuerte del 5 Gustos, uno de sus tres arroces. Un imprescindible de la casa son los raviolis. En este caso rellenos de setas con una salsa de soja. Perfecta la ejecución que consigue una armonía total entre la pasta, el relleno y la salsa. También destaca el pulpo a la parrilla con patata al 'all i oli'. La carne del cefalópodo está en su punto. Sabroso, sin duda.

En la carta, como ya adelantamos, tres tipos de arroces. Dos melosos, uno con carabineros y otro con chipirones, más un tercero seco con sepia. Optamos por el primero, el de carabineros. La textura es perfecta. El cereal llega a la mesa en su punto. Sin embargo, al paladar resulta excesivamente sabroso, con un exceso de sal que desdice el resultado final. Una lástima.

En los postres, exquisita la tartita de queso. Una original y particular creación de una elaboración habitual en la carta de muchos restaurantes. En esta ocasión, se trata de una preparación en la que la tarta esta desestructurada y acompañada de maracuyá. Una combinación soberbia en el plato, más si se acompaña con una copita de vino dulce de la carta de vinos.

5 Gustos ofrece una cocina original, con claros y rotundos matices mediterráneos en plena Meseta. Una propuesta única y diferente, que acerca a Valladolid a las orillas del 'Mare Nostrum', un poco más nuestro gracias a la oferta gastronómica que ofrece el establecimiento de Palmira Soler.

 

Fotos

Vídeos