https://static.elnortedecastilla.es/www/menu/img/degustacastillayleon-desktop.jpg

La hora de la comida influye en el reloj biológico del hígado

La hora de la comida influye en el reloj biológico del hígado

Las interrupciones del reloj se han asociado con el envejecimiento, las respuestas alteradas a la terapéutico, la obesidad o la diabetes

El Norte
EL NORTEValladolid

El momento de la ingesta de alimentos es un factor importante que impulsa la expresión rítmica de la mayoría de los genes en el hígado de ratón, informan investigadores en un estudio recogido por la revista Cell Reports.

Los hallazgos demuestran que las señales en todo el cuerpo impulsadas por la ingesta de alimentos contribuyen significativamente a impulsar los ritmos en las funciones metabólicas del hígado y la expresión génica independientemente del hígado y el reloj.

«En contraste con el modelo que prevalece en el campo actualmente, nuestros hallazgos indican que los tiempos de alimentación hacen más que simplemente sincronizar el reloj molecular en diferentes órganos: en realidad pueden regular la expresión génica rítmica en paralelo al reloj», dice el autor principal del estudio, Jerome Menet, cuyo laboratorio en la Universidad Texas A&M, en Estados Unidos, estudia el reloj circadiano de los mamíferos.

Y agrega: «Esto plantea la interesante hipótesis de que comer en el momento equivocado del día, que prevalece en los trabajadores por turnos, por ejemplo, puede desincronizar la expresión génica rítmica y conducir a patologías».

Casi todas las células de los mamíferos albergan un reloj circadiano molecular (cambios físicos, mentales y conductuales que siguen un ciclo diario, y que responden, principalmente, a la luz y la oscuridad en el ambiente de un organismo. Por ejemplo, dormir por la noche y estar despierto durante el día es un ejemplo de un ritmo circadiano relacionado con la luz).

En contraste con los modelos actuales, los nuevos hallazgos muestran que la ingesta rítmica de alimentos impulsa en gran medida la expresión génica rítmica independientemente del reloj molecular celular autónomo en el hígado.

Para examinar el papel de la ingesta de alimentos rítmicos en la biología circadiana y la expresión génica rítmica, Menet y su equipo alimentaron ratones arrítmicamente, solo por la noche o de manera no restringida durante cinco semanas, luego recolectaron los hígados de los roedores en diferentes momentos del día y examinaron la expresión de los genes del hígado.

En comparación con la alimentación no restringida, la alimentación arrítmica interrumpió las oscilaciones en la expresión del 70 por ciento de los genes hepáticos cíclicos sin afectar al reloj molecular central en el hígado. Además, el momento de la ingesta de alimentos regulaba muchas vías metabólicas en el hígado, incluidas aquellas involucradas en la síntesis de colesterol y glucógeno.

Por ahora, las implicaciones para la salud de los nuevos hallazgos siguen sin estar claras. Las interrupciones de reloj se han asociado con el envejecimiento, las respuestas alteradas a la terapéutica, la obesidad, la diabetes y los trastornos de salud mental.

Según los autores del estudio, estos efectos podrían mejorarse potencialmente controlando el momento de la ingesta de alimentos. «Pero uno no debe asumir que debido a que observamos un fuerte efecto de la ingesta rítmica de alimentos en el hígado del ratón, esto también se aplica a otros tejidos del ratón, e incluso al hígado humano», concluye Menet.

Temas

Salud