https://static.elnortedecastilla.es/www/menu/img/degustacastillayleon-desktop.jpg

Orgullo de madre en los fogones

El chef David Izquierdo, junto a su madre, en la cocina del establecimiento de Aranda de Duero. /Susana Gutiérrez
El chef David Izquierdo, junto a su madre, en la cocina del establecimiento de Aranda de Duero. / Susana Gutiérrez

Conchi Calvo y su hijo David Izquierdo, chef del restaurante El 51 del Sol de Aranda de Duero

Susana Gutiérrez
SUSANA GUTIÉRREZAranda de Duero

El primer trimestre te doy». Esas fueron las palabras que Conchi Calvo le dijo a su hijo, David Izquierdo, cuando emprendió sus estudios de cocina en Soria. El joven chef demostró que entre fogones estaba su futuro, pasó con nota todo el proceso educativo y, hoy en día, pisa fuerte en el mundo de la cocina al frente del restaurante El 51 del Sol en Aranda de Duero. «Al terminar secundaria decidí que estudiaba esto o nada. No era el mejor estudiante entonces, ni lo voy a ser, pero sí fui uno de los mejores en la escuela de cocina. Siempre recuerdo la advertencia de mi madre y que varias veces durante los primeros tiempos me preguntaron si estaba seguro». Por su parte, Conchi rememora que, por aquel entonces, le sorprendió la decisión de su hijo, «no me imaginaba que le fuera a gustar, es un mundo muy complicado, muy sacrificado y era muy joven, pero terminó con éxito». Al respecto, confiesa que «a día de hoy, estoy muy orgullosa de su carrera, su esfuerzo y la proyección de futuro».

El chef arandino detalla que durante toda su trayectoria profesional ha contado con el respaldo incondicional de su madre y el resto de la familia en todos los nuevos proyectos, «he tenido su apoyo moral y de todo tipo durante estos años». En la actualidad, la figura de su madre sigue muy presente en su nuevo proyecto #ElTerruño, una experiencia gastronómica unida al despertar de emociones con la imagen, la letra y el menaje.

Uno de los pases del menú está protagonizado por la matanza casera que se hace en casa de Conchi. En concreto, el plato se basa en chorizo y lomo curado al humo. «Siempre le digo: mamá me tienes que hacer la matanza y de una manera u otra en toda mi trayectoria ha formado parte de mi cocina». Una matanza tradicional realizada en la familia que ha dado también muchas alegrías en la mesa de El 51 del Sol. «Te das cuenta de que los platos tradicionales se terminan perdiendo, hay mucha gente que te dice que no lo ha probado es su vida y le ha encantado», explica.

Más allá de la matanza, Conchi confiesa que le gustan los fogones y siempre ha cocinado, pero que su forma es «más a la antigua usanza», mientras que David opta por modernizar las recetas y darles un toque más vanguardista. En cualquier caso, el cocinero desvela que hay muchos platos que tienen una clara influencia de su madre, sobretodo, el bacalao, el pollo, las cocochas y los platos de caza como los pichones y la liebre.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos