https://static.elnortedecastilla.es/www/menu/img/degustacastillayleon-desktop.jpg

Lección de colores y el arte de las frutas

Los niños de Aranda tratan de acertar con el color de las frutas a través de las acuarelas. /Susana Gutiérrez
Los niños de Aranda tratan de acertar con el color de las frutas a través de las acuarelas. / Susana Gutiérrez

Un original taller de pintura en Aranda de Duero acerca a los pequeños las tonalidades y las características frutales

Susana Gutiérrez
SUSANA GUTIÉRREZAranda de Duero

Las vitaminas, el sabor y los beneficios para la salud son algunas de las señas de identidad de las frutas, pero sin duda también lo es el color. Acercar a los más pequeños esa variedad de tonalidades frutales a la vez que se les inculca el mundo del arte, es el objetivo de un curioso taller infantil que se desarrolla en Aranda de Duero. Se trata de una de las propuestas que ofrece el Interclub de la Fundación Caja de Burgos, en el variado programa diseñado para los sábados y los días laborables no lectivos, con el fin de ayudar a la conciliación de la vida familiar y laboral.

Zumo de naranja recién exprimido junto a las fresas, frambuesas y moras trituradas con el tenedor se convierten en las témperas y acuarelas que utilizan los pequeños para decorar sus lienzos. Por su parte, la remolacha hace las veces de lápiz e incluso permite hacer sombreados para rematar las obras.

«Se trata de un taller de pintura experimental, vamos consiguiendo colores de cada fruta», explica Laura Salinero, encargada del taller. Los pinceles, en lugar de en pintura, se mojan en estos productos naturales que se depositan en una vasija. El proceso lleva su tiempo, pero ahí también se cumple otro reto, que los pequeños permanezcan entretenidos. «Intento hacerles ver que los colores no salen de un tubo de pintura, que puedan saber que de la naranja sale ese color, de la fresa el rojo… Así pueden aprender de dónde vienen los colores», detalla.

Ginkana infantil

Además de la fase práctica de pintura, la actividad se completa con una ginkana infantil relacionada con las frutas, los juegos de siempre con un giro hacia la fructosa. «Se presentan con su nombre y su fruta preferida, el corre que te pillo son frutas contra abejas, por ejemplo», afirma la monitora. A la vez que se juega, también se intenta hacer un trabajo didáctico sobre las características de las frutas, porqué son alimentos saludables, cuáles son sus beneficios y también en la época del año que se producen.

Las cuatro horas de taller se completan con una guinda muy especial, la elaboración de un marcapáginas con motivos frutales. «De nuevo nos ponemos las manos a la obra en la vertiente artística y realizamos un marcapáginas adornado con motivos frutales, a través de dibujos o collage», concluye la profesora.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos