https://static.elnortedecastilla.es/www/menu/img/degustacastillayleon-desktop.jpg

El 'Dream Team' de la cocina infantil

Los jóvenes cocineros posan con uno de los postres elaborados. /A. D. S.
Los jóvenes cocineros posan con uno de los postres elaborados. / A. D. S.

Los cursos 'Mini chef' en Valladolid fomentan la cooperación entre los más pequeños, al tiempo que enseñan a comer

ANDREA D. SANROMÁ Valladolid

El informe que publicó PISA a finales del pasado año, 'Collaborative problem solving', que evaluó la capacidad de resolver problemas de forma conjunta concluía con un suspenso para los niños españoles. Sin embargo, saber trabajar en equipo, se ha convertido en una de las habilidades sociales, que más se demanda en el entorno laboral. Así que, superar esta barrera en la cocina y desde una temprana edad, puede ser una buena opción. Y sino que se lo digan a los 14 niños de entre 6 y 14 años que participaron en los cursos de cocina infantil Mini-Chef del Val que no tuvieron ningún problema para sacar adelante las tareas encomendadas. Al frente de este motivado equipo estuvo Ángeles Leonardo, repostera y propietaria del obrador La Giralda de Castillla, encargada de descubrirles la versatilidad del pescado y de la leche en la cocina.

El primer paso, una rápida lectura del menú elegido: pudding de pescado y leche frita. Lo siguiente, la compra, que realizaron divididos en tres equipos. «Es muy importante que hagan todo el proceso: lectura, compra y preparación. Es todo un ciclo que es importante que interioricen», apuntó Ángeles que lleva haciendo este tipo de talleres ya tres años, quien añade, «procuramos que haya productos de la zona y que podamos encontrar en el mercado».

En este caso, la sesión se organizó en el Mercado del Val de Valladolid y la elección de los platos no fue al azar. «Queremos que se den cuenta de que se puede comer pescado de forma divertida, con un pudding y del proceso de transformación de líquido a sólido en el caso de la leche» detalló Ángeles.

Para muchos fue su primera experiencia con este tradicional postre, como es el caso de Mateo, el más joven (6 años), que reconoció que su plato favorito son «fajitas con arroz y carne». Su hermano Enrique (8 años) dijo tener claro que su futuro pasa por tener un restaurante.

Candela (7 años), Olivia (8 años), Marta (10 años) y Daniela (7 años) se afanaban en seguir las instrucciones de la receta, mientras reconocía su curiosidad por descubrir el sabor de la leche frita. También fue novedad para María (9 años), Elena (8 años), Cristina (7 años), Adriana (6 años), Manuela (5 años) y Candela (8 años), mientras que Marina (9 años) y Marta (14 años) ya habían tenido el gusto de disfrutarlo. «No es que me guste mucho el pescado pero la leche frita la he hecho muchas veces con mi abuela», señaló Marta.

Uniformados con su correspondiente mandil, atendiendo a las recomendaciones, siguieron todo el proceso durante las dos horas del taller. Los nervios no llegaron hasta el final, cuando el olfato y los ojos les jugaron «malas pasadas». Huele bien y el plato va tomando forma, se acerca la hora de comer y el apetito va en aumento, pero el esfuerzo tiene su recompensa, porque todos se pueden llevar a casa su pudding de pescado y disfrutar también de la rica leche frita.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos