https://static.elnortedecastilla.es/www/menu/img/degustacastillayleon-desktop.jpg

El desayuno más divertido y saludable

El aporte de calcio es fundamental. /Mariam Montesinos
El aporte de calcio es fundamental. / Mariam Montesinos

Cerca de 1.500 escolares participan en una actividad organizada por la Asociación de Empresarios Zamoranos de Panadería

Alicia Pérez
ALICIA PÉREZ

Los expertos sostienen que el desayuno es la comida más importante del día y que debe incluir leche, cereales y fruta. En Zamora, 45 alumnos de quinto de Educación Primaria del colegio Sancho II han participado en un desayuno saludable a base de leche, miel, pan, queso, aceite, agua y fruta, todos productos de Zamora.

La iniciativa de la Asociación de Empresarios Zamoranos de Panadería (Asezpan) ha llegado a 15 colegios de la provincia y a un total de 1.500 escolares. El objetivo es mostrar a los niños lo que tienen que enseñar a los padres para que les preparen en casa un desayuno saludable.

«Se ha tenido especial cuidado en que todos estos alimentos sean producidos en Zamora, porque obtendremos varios valores: formar a nuestros escolares sobre una alimentación sana y saludable en los desayunos y enseñarles que en la provincia tenemos productos suficientes para dar esta alimentación saludable», explica Carlos García, de la asociación Asezpan.

Antes del desayuno, los niños participantes recibieron unas nociones sobre la importancia de la primera comida del día para que el cuerpo funcione, las etapas del crecimiento infantil y el concepto de una dieta equilibrada. «Todos los alimentos de una dieta equilibrada, de una dieta sana, los tenemos en Zamora», explicó Carlos García dirigiéndose a los alumnos, a los que animó a comer pan del panadero artesano del pueblo o del barrio, a echar un chorrito de aceite o de «oro verde» en el pan, a pedir fruta de temporada o a echar miel en la leche. «Si tomáis una cucharilla de miel con la leche y una pieza de fruta, no tendréis gripe en todo el invierno», exclamó.

Los más jóvenes, durante el desayuno.
Los más jóvenes, durante el desayuno. / Mariam Montesinos

También les preguntó qué creen que hacen cuando toman alimentos. «Comer», «tragar», respondieron los alumnos. «Estáis tomando nutrientes para que las piernas suban arriba y abajo. Todos los alimentos tienen nutrientes y cada nutriente sirve para una cosa determinada. Son los que hacen que funcione todo nuestro cuerpo», les explicó.

Después llegó el momento más divertido de la actividad: probar el desayuno. Los alumnos se sentaron frente a las bandejas, en las que había rebanadas de pan con aceite, queso, un vaso de leche con miel, una pieza de fruta y un vaso de agua. «Lo que tenéis ahí es lo mejor del mundo», afirmó el coordinador de la iniciativa. «¿Os habéis lavado las manos?», preguntó, y con el sí de los alumnos se inició el desayuno, en el que los niños iban comiendo el pan con aceite, el queso zamorano y bebiendo la leche. «Ya acabé», se decían unos a otros, mientras los profesores y miembros de la Asociación de Madres y Padres de Alumnos (Ampa) del centro pasaban con jarras de leche por si querían repetir.

Algunos entraron pensando que la miel en la leche no les gustaba; otros, que el aceite tampoco. «En este caso, hay que ponerse con ellos y explicarles que si les gusta la leche muy dulce, hay que dar muchas vueltas porque la miel está abajo, y si les gusta poco dulce, le das pocas vueltas. Después, prueban, y les gusta».