https://static.elnortedecastilla.es/www/menu/img/degustacastillayleon-desktop.jpg

Diez utensilios que no deberías meter en el lavavajillas

Diez utensilios que no deberías meter en el lavavajillas

Algunos materiales no resisten el proceso de lavado

El Norte
EL NORTEValladolid

Meter en el lavavajillas todos los utensilios de cocina, platos, cubiertos y vasos forma parte del proceso inmediatamente posterior a cualquier comida. Es el aliado perfecto para ahorrar tiempo, agua y detergente y uno de los electrodomésticos estrella dentro de los hogares, como explica La Verdad. Pero no todo vale, algunos objetos pueden acabar perjudicados tras el lavado al haberse fabricado con materiales más delicados. Por eso, los fabricantes aconsejan lavar a mano los siguientes utensilios:

Objetos de madera: aquellos que estén barnizados irán perdiendo dicha capa con el tiempo. En cualquier caso, la madera no tolera bien la temperatura y la humedad de un lavavajillas.

Sartenes y ollas antiadherentes: para dotarlas de esta cualidad, el fabricante añade una capa de teflón y es esta la que desaparecerá si no las lavamos a mano.

Piezas con pegamento: el calor y el detergente acaba disolviendo el pegamento y provocando que las piezas se separen.

Utensilios con etiquetas: el papel perderá adherencia y acabará, con toda probabilidad, en el desagüe. El lavavajillas se atascará.

Ollas y sartenes de cerámica: ocurre lo mismo que con las anteriores, pierden su adherencia.

Vajillas con baños de oro: durante el lavado las piezas pueden chocar entre sí y estropear esos acabados. Es el caso, por ejemplo, de la porcelana china.

Cuchillos afilados: perderán su mejor propiedad, el filo. Por eso deben siempre lavarse a mano y secarse con un trapo para que el mango no se humedezca excesivamente.

Objetos de cristal: los lavados frecuente acaban rallando este material o rompiéndolo, si no se emplea el programa de lavado idóneo.

Ollas y sartenes sin esmaltar: lo más probable es que acaben acumulando óxido.

Tápers y plásticos: este material es muy sensible al calor y puede acabar alterando su forma original. Por eso, debemos siempre colocarlos en la parte superior del lavavajillas.