https://static.elnortedecastilla.es/www/menu/img/degustacastillayleon-castillayleondevinos-desktop.png

Más de 300 vinos con DO de Castilla y León tomán la Plaza España de Madrid

Segundo Salón de los Grandes Vinos de Castilla y León. /RAMÓN GÓMEZ
Segundo Salón de los Grandes Vinos de Castilla y León. / RAMÓN GÓMEZ

El II Salón de los Grandes Vinos de la comunidad autónoma ha recibido la visita de más de 1.000 profesionales

Nieves Caballero
NIEVES CABALLEROMadrid

Hasta 130 bodegas de las distintas denominaciones de origen de Castilla y León han tomado el nuevo hotel VP Plaza España de Madrid con sus mejores vinos. El objetivo es conquistar a los cerca de seis millones de habitantes de Madrid y que los miles de turistas que acuden a la capital prueben en sus establecimientos los vinos de las comarcas vitivinícolas de la comunidad autónoma. Los bodegueros han acudido con más de 300 referencias al II Salón de los Grandes Vino de Castilla y León, organizado por la Junta en colaboración con el periodista especializado Enrique Calduch. El salón, que arrancó a las 12:00 horas y se cerraró a las 21:00 horas, recibió a más de un millar de profesionales, entre hosteleros, sumilleres, distribuidores y compradores, así como prensa especializada.

Por la tarde, la consejera de Agricultura y Ganadería de la Junta de Castilla y León, Milagros Marcos, se acercó a saludar a los bodegueros y destacó que los vinos de calidad de Castilla y León que «por primera vez» en 2018 superaron los mil millones de euros de facturación y los 200 millones en exportaciones. Según dijo, acciones como el Salón de los Grandes Vinos de Castilla y León y la creación de un sello comercial que agrupa a todos ellos, como es 'Duero Wine', tienen mucho que ver en el crecimiento del sector. De hecho, afirmó que los vinos de calidad de la comunidad han alcanzado la cuota del 25% del mercado nacional, según informa Ical.

Madrid es el mejor escaparate para cualquier productos, también los vinos. El salón ha ganado en espacio y el luz, según las apreciaciones de los presidentes y otros responsables de las denominaciones y otras figuras de calidad vínicas de la comunidad autónoma. Miguel Sans, director general de la DO Ribera del Duero, explicó que de la comarca vitivinícola más importante de Castilla y León han acudido 36 bodegas con un máximo de tres vinos por cada una de ellas. Sanz subrayó que se trata de «una acción importante porque ayuda directamente a las bodegas a mostrar sus vinos a los profesionales, que están a un paso de los consumidores». El lugar elegido, según apuntó, «es espectacular» y este año van a poder probar los vinos jóvenes recien salidos de las bodegas, frente al pasado año que debido a la escasa cosecha Ribera tuvo dificultades a la hora de dar respuesta a todos sus clientes. «Tenemos que recuperar nuestra posición en el mercado madrileño», añadió.

El presidente de la DO Cigales, Julio Valles, se mostró entusiasmado con un salón que «permite acercar los vinos al consumidor, gracias a los compradores y distribuidores». En una buena acción y un buen escaparate, apuntó, y de hecho todos los años tienen que sortear entre las bodegas porque no pueden acudir todas. El espacio es limitado. Este año Cigales ha acudido con seis bodegas y cerca de 20 marcas diferentes. Para esta pequeña y menos conocida es una actividad muy importante.

Rafael Mancebo, presidente de la DOP Cebreros, las más joven de Castilla y León aunque es una de las comarcas históricas en la elaboración de vinos, recordó que en noviembre Bruselas ya dio el visto bueno a la nueva zona de calidad de la región. La DOP ya ha certificado dos cosechas. Para Mancebo el mercado de Madrid también tiene una gran importancia debido a su proximidad a Cebreros.

Por su parte, la presidenta de la DO Bierzo, Misericordia Bello, incidió en que «Madrid es la plaza más importante y cualquier acción ayuda mucho a las bodegas». Adelantó que «están subiendo mucho las ventas de los vinos bercianos en el mercado madrileño y tienen muy buena posición en los restaurantes de alta cocina, con espacio propio en las cartas». De la DO Bierzo han acudido 11 bodegas con sus vinos.

«El mercado de Madrid es la piedra de toque de todas las DO españolas», afirmó Carlos Capilla, director técnico de la DO Arribes. «Es la capital con seis millones de habitantes en la comunidad auitónoma y una de las que recibe más turistas. Madrid bebe vinos de toda España, todos podemos tener un hueco», explicó Capilla. La DO Arribes ha contado con seis bodegas en el salón.

Para la presidenta de la DO Rueda, Carmen San Martín, este salón es «fundamental porque las grandes cadenas de hostelería, los supermercados y los distribuidores toman las grandes decisiones en Madrid». La bodeguera asegura que «los vinos de la DO Rueda funcionan muy bien en Madrid y muchos madrileños después replican sus gustos a los lugares a los que viajan después, por ejemplo en vacaiones. Además, es una época muy buena porque las bodegas ya han sacado al mercado las nuevas añadas y aprovechan para presentar la nueva imagen. La cosecha de 2018 fue abundante, de manera que las bodegas no tendrán problemas para atender a los clientes.

Carmen San Martín, al igiual que Miguel Sanz, ven interesante replicar este salón de los grandes vinos en otras ciudades españolas, como Málaga o Marbella.

Tomás Verdes, de la DOP Valles de Benavente, señaló que Madrid es clave porque «es un mercado que todavía no lo tenemos explotado; vendemos más en el País Vasco y Galicia».

José Manuel Braña, representante de la DOP Tierra del Vino de Zamora, coincició en que «Madrid es muy grande, de tal manera que permite que cada bodega busque su espcio».

También el presidente de la DO Toro, Felipe Nalda, consideró una plaza muy interesante Madrid, donde ya se comercializan los vinos mas reconocidos y puntuados de la DO, pero es necesario introducir otras referencias en los lineales de los supermercados y las tiendas especializadas. «De Madrid al cielo, no deja se der un importante escaparate porque de los que se ve en Madrid siempre hay un reflejo en el resto de España«.

Por su parte, Miquel Udina, director técnico de la DOP Sierra de Salamanca, admitió que «Madrid es uno de los mercados más potentes y es importante crear marca aquí«. Esta zona cuenta con alguna nueva bodega que pudo llevar sus vinos a Madrid, de manera que son ya ocho.

Anunque para los tintos de la DO León los mejores clientes están en la propia provincia y en Asturias y para los rosados en la costa mediterránea y las islas Baleares, abrir mercados en Madrid es crucial, según reconocía su presidente, Rafael Blanco. De hecho, la capital española es el el tercer mercado más importante para sus vinos. «Venimos a hacer marca», reconoció.

El vicepresidente de la DOP Valles de Benavente, Tomás Verdes, argumentó que «es muy importante este mercado para nuestros vinos porque no lo tenemos muy explotado; vendemos más en Galicia y el País Vasco.

En efecto, las bodegas aprovecharon el II Salón de los Grandes Vino de Castilla y León para presentar sus novedades vínicas y algunas aprovecharon para dar a conocer una imagen renovada.