https://static.elnortedecastilla.es/www/menu/img/degustacastillayleon-castillayleondevinos-desktop.png

La vendimia superará los 305 millones de kilos de uva en Castilla y León, el 75% más que en 2017

Viñas otoñadas con las que se elaboran los vinos de la bodega Dominio de Atauta, en Atauta (Soria). /JAIME SUÁREZ
Viñas otoñadas con las que se elaboran los vinos de la bodega Dominio de Atauta, en Atauta (Soria). / JAIME SUÁREZ

Rueda ha logrado un nuevo récord, mientras Ribera se recupera del nefasto año anterior

Nieves Caballero
NIEVES CABALLEROValladolid

Ha sido un año de parabienes, aunque no exento de algunos problemas puntuales. La vendimia en las denominaciones de origen vínicas de Castilla y León está a punto de concluir, pero no está cerrada del todo. Por el momento, se han recogido más de 303 millones de kilos de uvas (303.626.864 74), frente a los 174 del pasado año (174.762.907), lo que supone un aumento en la cantidad del 74%. A estos millones de kilos de fruto habrá que sumar lo que falta por vendimiar y los millones recolectados por las numerosas bodegas que certifican sus vinos con la contraetiqueta de Vino de la Tierra de Castilla y León. Respecto a la calidad, los directores técnicos de Ribera del Duero, Rueda, Toro, Bierzo, Cigales, Tierra de León, Arribes, Arlanza, Sierra de Salamanca, Valles del Benavente, Tierra del Vino de Zamora, Cebreros y Valtiendas se muestran satisfechos con una vendimia que ha sido larga en algunos casos por una maduración más lenta, después de un verano más fresco y húmedo que el anterior. Ahora el trabajo está en manos de las bodegas.

Incidencias como las heladas y los pedriscos han sido muy localizadas, frente a los importantes daños que provocaron el pasado año el hielo y la sequía con una considerable reducción de la cosecha. En esta campaña, por el contrario, han sido las abundantes lluvias de primavera las protagonistas y las que han generado la aparición de enfermedades fúngicas en la viña en algunas zonas. Además de los tratamientos oportunos, eso ha obligado a extremar la selección de los racimos, mientras que el daño ha impedido sumar los kilos de algunos majuelos concretos. La vendimia se ja abordado de manera escalonada a medida que maduraban los frutos en las distintas comarcas y zonas vitivinícolas de la comunidad autónoma.

A viernes 26 de octubre, la Denominación de Origen Ribera del Duero había recolectado 123.235.488 kilos de uva, aunque permanecían abiertas 34 de las cerca de 300 bodegas del buque insignia enológico de Castilla y León. A finalzar el día 28 de octubre, la Ribera del Duero llevaba recogidos 124.717.752. La previsión de su director técnico, Agustín Alonso, es alcanzar los 125 millones de kilos cuando acabe la vendimia, hacia el 2 de noviembre. «Estamos contentos tanto por la cantidad como por la excelente calidad de la uva», apuntó el pasado viernes. Después de los análisis de los frutos y de las primeras fermentaciones en bodega, en Ribera del Duero esperan vinos con mucho color pero menos taninos, con mayor acidez, más frescos y afrutados.

La DO Rueda ha logrado un nuevo récord histórico con más de 130 millones de kilos de uva. Una de las características principales de esta vendimia en la DO Rueda ha sido la falta de precipitaciones. Una situación que ha facilitado las labores en el campo y que ha contribuido al excelente estado sanitario con el que han entrado las uvas en las bodegas. En la nota de prensa facilitada por el Consejo Regulador el pasado 18 de octubre, una vez concluida la recolección, Jesús Díez de Íscar, director técnico de la DO Rueda, aseguraba que «la campaña se ha desarrollado con total tranquilidad, en condiciones óptimas y con notables diferencias entre las temperaturas diurnas y nocturnas. Se ha ido vendimiando según lo indicaban los índices de madurez de cada parcela, buscando el mejor equilibrio entre el grado y la acidez, lo cual es fundamental para elaborar vinos de gran calidad».

La DO Bierzo también espera unos vinos con menor grado alcohólico, más frescos y más atlánticos que en la anterior campaña, debido a un verano más fresco y húmedo. Tras la sequía y las heladas de 2017, que provocaron una significativa reducción en la producción, la campaña de 2018 ha iniciado una importante remontada con un incremento respecto al año pasado del 25,95%. La cosecha ha ascendido a 11.275.190 kilogramos.

En Toro se prevé recoger 22.400.000 kilos en una cosecha que para el director técnico, Santiago Castro, se parece a la del 2016 y los diez años anteriores. El enólogo confirma también «una buena calidad con buen pH y acidez» porque en los meses de junio y julio hizo menos calor. «Esperamos que los vinos de la añada 2018 sean muy afrutados y con los taninos muy redondos», aseguró, antes de explicar que ha habido sobremaduración en algunas puntos, pero las uvas se han dejado en las cepas.

En la DO Cigales, se han superado las previsiones iniciales de ocho millones de kilos, «una buena producción». Se han alcanzado los 8.029.155 kilos de uva, el 40% más que la temporada anterior que apenas alcanzó los 5,7 millones de kilos. Se inauguró la campaña en Cubillas de Santa Marta el 24 de septiembre y finalizó en Dueñas, el sábado, 27 de octubre. La directora técnica, Águeda del Val, explicó que ha habido dos maduraciones muy diferentes pero se ha ido vendimiando a medida que la uva daba los parámetros buscados. También subrayó que la acidez y el pH están muy equilibrados.

La zona más afectada por las heladas en 2017 fue Tierra de León y aunque no se ha alcanzado la cosecha de 4.500.000 kilos de 2016, sí que se ha logrado acortar la diferencia con cerca de 3.500.000 kilos de uva. En relación a la calidad, Alejandro González, su director técnico, confirmó «el equilibrio en la maduración del fruto».

En la DO Arribes, la vendimia ha sido complicada por la aparición del mildium, enfermedad que ha reducido en 200.000 kilos la cosecha (el 20%). También ha habido pérdidas en la producción de Sierra de Salamanca «por el mildium, una brotación tardía y la sequía del año anterior», apuntó Miquel Udina.

No ha sufrido ataques de hongos la viña en Valles de Benavente, según señaló la directora técnica, Teresa Antón, para confirmar que «la uva ha entrado muy sana, con buen grado y maduración» en una zona que también está a punto de cerrar la vendimia.

Tanto la producción como la calidad han sido buenas en la DO Arlanza, aunque ha habido viñedos afectados por las heladas de primeros de mayo y otros por el mildium, detalló José Ignacio Marqués.

Tierra del Vino de Zamora, que registró «algún episodio de granizo en primavera y ataques de oídio,nada normales, la vendimia se ha realizado a buen ritmo y la uva es de calidad», según José Manuel Braña.

El mayor incremento en la producción se ha registrado este año en la pequeña DOP Valtiendas en una campaña «con una uva sensacional», en palabras de Alejandro Costa, su presidente.

Aunque ha habido menos rendimiento medio, la uva se ha recolectado muy sana y con menos grado en la DOP Vinos de Cebreros, donde se incrementa la producción gracias al aumento en el número de hectáreas, argumentó Marta Burgos.

LA VENDIMIA 2018 EN CASTILLA Y LEÓN EN CIFRAS

La recolección de uva arrancó en la DO Ribera del Duero el 17 de septiembre y hasta el 28 de octubre se habían recibido 124.717.752, frentre a los 55.226.989 del año anterior, con un incremento del 126%. Cuenta con 23.000, 8.250 y cerca de 300 bodegas.

En la DO Rueda comenzó la vendimia el 31 de agosto y se dió por concluida el 18 de octubre. Con 16.358 hectáreas, 1.540 y 69 bodegas, en la pasada campaña se recogieron 83.629.595 kilos de uva y este años 130.551.186, lo que significa que ha aumentado el 56%.

La DO Toro inició la campaña ell 10 de septiembre y hasta el 28 de octubre había recogido 22.400.000 kilos de uva frente a los 15.769.073 del 2017, con un aumento del 42%. Hay 5.624 hectáreas inscritas, 1.024 60 y 42 bodegas.

En el DO Bierzo, la recogida se inicó el 7 de septiembre y a 20 de octubre sumaba 11.275.190 kilos de fruto, frente a los 9.130.851, el 23,5% más. Esta comarca cuenta con 2.862 hactáreas, 2.092 y 69 bodegas.

DO Cigales suma 1.918 hectáreas entre sus 386 viticultores inscritos y 32 bodegas.

DO Tierra de León empezó a vendimia el 18 de septiembre y a fecha del 29 de octubre 3.500.000 kilos de uva, el 170% más que en 2017, cuando se recolectaron 1.300.000 kilos. Cuenta con 1.322 hectáreas, 271 viticultores y 40 bodegas.

DOP Vinos de Cebreros fue la más madrugadiora y empezó a vendimiar el 10 de agosto, mientras el 22 de octubre habían entrado en los lagares 1.080.000, el 71% más, ya que en 2017 fueron 630.000. En esta zona hay 400 hectáreas de viña inscritas, 287 viticultores y 10 bodegas.

En la DO Valles de Benavente, la recolección comenzó el 27 de septiembre pero nop ha concluido. Cuenta con 155 hectátreas, 24 viticultores y cuatro bodegas. El pasado año recogió 800.000 hilos de uva y este han sdio 1.000.000, con un aumento del 25%.

En el caso de la DO Arribes, la vendimia se inició el 14 de septiembre y a 28 de octubre se habían recolectado 800.000 kilos el 20% menos que en 2017, año en el que fue un millón de kilos. Suma 260 hectáreas, 203 viticultores y 17 bodegas.

La DO Arlanza empezó el 9 de octubre y a 28 de octubre había recogido 800.000 kilos, frente a los 600.000 de un año antes, lo que supone una subida del 33%. Esta zona vitivinícola cuenta con 340 hectáreas, 270 viticultores y 16 bodegas.

En la DO Tierra del Vino de Zamora, la campaña de uva se inició el 1 de octubre y a 27 de octubre llevaba 635.000 kilos, frente a los 512.104 de 2017 (el 24% más). Suma 643 hectáreas, 177 viticultores y 10 bodegas.

La DOP Sierra de Salamanca dio por empezada la vendimia el 18 de septiembre para concluir el 10 de octubre, con una merma del 16%, ya que ha recogido 290.000 kilos, mientras que un año antes fueron 345.000. Suma 130 hectáreas de viña, 115 viticultores y ocho bodegas.

Finalmente, la DOP Valtiendas inició la campaña el 5 de octubre y 21 de octubre en las 80 hectáreas de los 13 viticultores inscritos. En sus sesis bodegas se han metido 250.000 kilos de uva, mientras que un año antes sumaron 70.000, lo que da como resultado un importante crecimiento del 257%.