https://static.elnortedecastilla.es/www/menu/img/degustacastillayleon-castillayleondevinos-desktop.png

La Ruta del Vino Ribera del Duero promete un otoñoa lleno de sensaciones con la vendimia

La vendimia es una de las mejores épocas del año para visitar las bodegas. /RUTA DEL VINO RIBERA DEL DUERO
La vendimia es una de las mejores épocas del año para visitar las bodegas. / RUTA DEL VINO RIBERA DEL DUERO

Las bodegas han programado una treintena de actividades para sumergir al turista en la cultura del vino

EL NORTEValladolid

Una treintena de iniciativas, entre actividades en bodegas y experiencias gastronómicas, espera a los turistas que opten por acercarse a la Ruta del Vino Ribera del Duero durante el otoño para vivir en primera persona la vendimia.

El punto de arranque ha sido la II Gran Fiesta de la Vendimia, el pasado sábado 22 de septiembre, en cuya organización ha colaborado la Ruta del Vino Ribera del Duero. Pero durante todo el mes de octubre y en noviembre los enoturistas aún se podrán adentrar aún más en la cultura del vino a través de las innumerables actividades propuestas por los establecimientos adheridos a la Ruta del Vino Ribera del Duero.

Sumergirse en un tonificante baño de vino, pisar las uvas con los pies desnudos, degustar el mosto recién exprimido, beber en porrón y bota, recorrer las impresionantes bodegas subterráneas medievales o medir la maduración de la uva en el propio viñedo. Son sólo algunas de las propuestas de las bodegas adheridas a la Ruta del Vino Ribera del Duero para los meses de octubre y noviembre.

Las vendimias son sobre todo sensaciones y experiencias que únicamente se pueden vivir una vez al año y en unas determinadas fechas. Existe aún un gran desconocimiento del mundo y la cultura del vino y la Ruta se ofrece a acercarlo a todos los visitantes, nacionales y extranjeros, a través de un programa especial diseñado por bodegas, restaurantes y alojamientos para estas fechas.

«Queremos que la fiesta de la vendimia se vuelva a vivir con la ilusión de antes, y acercar esa tradición a las nuevas generaciones y a todos los visitantes que no hayan tenido la oportunidad de vivir este magnífico período del año. Pretendemos dar visibilidad al nacimiento de los vinos que beberemos en años venideros, y que servirán de canal para completar las experiencias de nuestros adheridos», señala el presidente de la Ruta, Miguel Ángel Gayubo.

Vivir la vendimia y degustarla. Porque cada vez son más las bodegas y establecimientos que ofrecen cuidados menús con la uva y los productos de la tierra como protagonistas. Los platos más tradicionales se entremezclan con innovadoras propuestas gastronómicas en las que la uva cobra relevancia.

Apuestas que convierten a la Ruta del Vino Ribera del Duero en la zona más deseada para los enoturistas españoles y extranjeros, según se refleja en el último informe sobre la 'Demanda en las Rutas del Vino de España' elaborado y que arroja que más del 34% de los encuestados muestra su preferencia por conocer los territorios amparados por este club de producto y que casi la mitad de las que lo hacen, repiten la experiencia.

La Ruta del Vino Ribera del Duero recorre las cuatro provincias que engloba la Denominación de Origen homónima, Burgos, Segovia, Soria y Valladolid. Se extiende por una franja de 115 kilómetros de este a oeste y apenas 35 de norte a sur y cuenta con más de 21.000 hectáreas de viñedo.

Está integrada por 260 asociados y adheridos. Entre ellos se encuentran 57 municipios, cinco asociaciones, incluido el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Ribera del Duero, 56 bodegas, 46 alojamientos, 30 restaurantes y 24 museos y centros de interpretación, entre ellos seis dedicados en exclusiva al vino. Enotecas y comercios, establecimientos de ocio y oficinas de turismo completan el listado de adhesiones a este itinerario turístico.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos