https://static.elnortedecastilla.es/www/menu/img/degustacastillayleon-castillayleondevinos-desktop.png

Recolección de fiestas

Los niños también pisan el fruto recién cogido en Curiel del Duero./Agapito Ojosnegros Lázaro
Los niños también pisan el fruto recién cogido en Curiel del Duero. / Agapito Ojosnegros Lázaro

Celebrar la llegada de la vendimia es una buena forma de alargar las vacaciones, lo difícil es poder asistir a todas las citas convocadas en Castilla y León

Agapito Ojosnegros Lázaro
AGAPITO OJOSNEGROS LÁZAROValladolid

Un remedio para combatir el síndrome postvacional, aprovechando los últimos rayos solares del verano y los casi idénticos del comienzo del otoño, es vendimiar. Aire libre, ejercicio, todo son ventajas si de adaptarse de nuevo al tajo se trata. Aunque, la verdad sea dicha, se nos ocurren mejores recomendaciones, también tradicionales, para hacer mucho más agradable ese tránsito del estío a la rutina diaria. Una buena forma de estirar el verano es acercarse al mundo vitivinícola de manera lúdica, a través de las distintas fiestas de la vendimia que se celebran en nuestra región, con programas que comparten actividades como puede ser el pisado de la uva y degustación del mosto, probar vinos experimentales o disfrutar de un concierto de Antonio Orozco, o de uno de rap.

La más longeva de las que se celebran está en Valladolid, en un municipio que da nombre a una denominación de origen: Cigales. Este año La Feria del Vino y Fiesta de la Vendimia alcanza su trigésima novena edición, desarrollándose el cogollo festivo del 21 al 23 de septiembre. Declarada de Interés Turístico Regional, Cigales despliega un programa muy amplio, siendo una de sus señas de identidad las bodegueras que representan a cada una de las localidades de la DO, y, entre ellas, la que es elegida Bodeguera Mayor, papel que este año recae en Mónica Garrido Simón, embajadora de Cabezón de Pisuerga. El encuentro de folklore, el concurso del Pincho Uvero, el mercado medieval, una cata guiada, el encierro, exposiciones…, no dejan hueco al tedio. Este año el pregón correrá a cargo del cigaleño Fernando Centeno Malfaz, jefe del servicio de Pediatría del Hospital Universitario de Río Ortega.

A ser declarada de Interés Turístico Nacional aspira la fiesta de otro municipio que bautiza a otra denominación, Rueda, y que ya va por la vigésimo novena entrega. Su cartel es un homenaje a la tradición vitivinícola del lugar, siendo imprescindible la visita a la feria del vino blanco que tendrá lugar el tercer día de la fiesta, el 14 de octubre.

En la provincia vallisoletana también visten de fiesta a la vendimia localidades como Peñafiel (del 5 al 7 de octubre), Quintanilla de Onésimo (del 12 al 14 de octubre) o Curiel de Duero (del 21 al 23 de septiembre). Peñafiel vuelve a convocar Riberjoven, feria gastronómica que aúna las tapas con la degustación de vinos jóvenes de la Ribera del Duero.

La propia Denominación de Origen Ribera del Duero celebra mañana la que será su II Gran Fiesta de la Vendimia, importante evento que tendrá lugar en la burgalesa villa de Aranda de Duero con un importante número de actividades, entre las que está un fin de fiesta por todo lo alto con el concierto que ofrecerá Antonio Orozco en el recinto ferial a partir de las 22:00 horas. Además de la posibilidad de degustar numerosos vinos, durante todo el día la música llenará la población, nombrándose también al embajador de la DO 2018, honor que este año recae en el humorista Quequé. El Consejo Regulador ha dispuesto autobuses que partirán hacia Aranda desde Valladolid, Madrid, San Esteban de Gormaz y Roa de Duero. Tal y como explica el presidente de Ribera, Enrique Pascual, «el año pasado el éxito fue abrumador, fijando en el calendario de festividades nacionales un evento multitudinario que suma tradición, cultura, gastronomía, enoturismo y actualidad».

Desfile de vendimiadores con monturas en la plaza del Coso de Peñafiel.
Desfile de vendimiadores con monturas en la plaza del Coso de Peñafiel. / Agapito Ojosnegros Lázaro

Más fechas

La DO Arlanza hará lo propio también en su territorio burgalés, a los pies de una espectacular torre como es la de la colegiata de la localidad de Santa María del Campo. El 13 de octubre. Unos días antes, el 26 de septiembre, la cercana Covarrubias exalta la vendimia a la vez que honra a sus patronos San Cosme y San Damián.

De vuelta a tierras vallisoletanas, Melgar de Abajo, integrado en la DO Tierra de León, los días 6 y 7 de octubre festeja la recolección con vistas a sus bodegas tradicionales, con paseos por viñedos, con una ruta para avistar aves esteparias y con una más que atractiva cata de vinos experimentales del Instituto Técnico Agrario de Castilla y León. Una semana antes, el 29 y 30 de septiembre, Boecillo recupera su pasado vitivinícola con su IV Fiesta de la Vendimia, «porque aunque ahora el viñedo es escaso y la producción pequeña, Boecillo tuvo su importancia vitivinícola», recalcan desde el Consistorio. Una cita que se complementa con la recreación histórica de la llegada a la localidad del Duque de Wellington tras la batalla de los Arapiles.

Zamora no se conquistó en una hora y sus fiestas de vendimia tampoco se abarcan en ese tiempo. La más conocida es la de Toro, municipio que también denomina a su DO. Declarada de Interés Turístico Regional, el programa se desarrollara entre el 11 y el 14 de octubre. Las propuestas se suceden y no dan tiempo al respiro, entre ellas, su vistoso desfile de carros de vendimia, vestidos para la ocasión como en tiempos pretéritos. Antes, la recogida de la uva se habrá festejado en Morales de Toro (22 y 23 de septiembre) y en Moraleja del Vino (29 de septiembre). En Venialbo será el 13 de octubre y en Sanzoles siempre se espera a que la uva esté en el lagar para celebrarlo.

Con 'V' de vendimia se escribe la de la provincia de Segovia por excelencia, la que organiza la DOP Valtiendas, el 29 de septiembre. El atleta segoviano Javier Guerra, subcampeón de Europa por equipos, será su padrino, y antes de bajar la persiana se procederá a calificar la añada 2017.

En cuanto a la provincia salmantina, San Martín del Castañar volverá a ser la capital de la DOP Sierra de Salamanca con su fiesta.

En Ávila, Cebreros y Navatalgordo (ambos DOP Cebreros) cuentan con sus propias propuestas, como los concursos de corta de uva y pisado de la misma, en el primero (22 de septiembre); o un certamen en el que puedes llevarte una botella de vino si afinas su precio, en el segundo municipio el 29 de septiembre.

Con objeto de mantener viva una tradición vitivinícola recuperada hace poco, en el camino de Santiago palentino, el 13 de octubre, Frómista acoge al peregrino internacional seducido por unas costumbres que le son desconocidas.

En la misma provincia, Castrillo de Don Juan, el mismo día, organizada por la Asociación Cultural San Antonio de Padua, llevan a cabo el ensalzamiento de sus raíces vinícolas, muy vivas aún con la elaboración de muchos vinos cosecheros en las 94 bodegas tradicionales. El alcalde, Santiago Benito, todavía recuerda cómo «en la década de los 70 se daba a los niños del colegio tres días de vacaciones para ayudar en la vendimia familiar».

Ana Isabel Alegre, alcaldesa del pueblo leonés de Valdevimbre, explica que, en su caso, «el objetivo es promocionar el vino de la zona porque tenemos ocho bodegas con DO Tierra de León». Este año fue el 15 de septiembre.

Camino Soria, Langa de Duero propone una Jornada de Vendimia, el 6 de octubre, para un público familiar. Y camino de Soria, festejada cada vendimia como los dioses del fermentado néctar mandan, solo queda ver cómo «lentamente caen las hojas secas al pasar», que cantaría Gabinete Caligari, pero no sin antes ver cómo las de las vides ofrecen un espectáculo cromático digno de otra fiesta.

 

Fotos

Vídeos