https://static.elnortedecastilla.es/www/menu/img/degustacastillayleon-castillayleondevinos-desktop.png

La Guía Peñín subraya que los vinos de 2014 y 2015 de Ribera del Duero brillan con luz propia

Vinos catados por el equipo de la Guía Peñín, dirigido por el abulense Carlos González. /El Norte
Vinos catados por el equipo de la Guía Peñín, dirigido por el abulense Carlos González. / El Norte

El equipo de cata ha podido evaluar más de 600 muestras en la sede del Consejo Regulador, en Roa (Burgos)

EL NORTEValladolid

El equipo de cata de la Guía Peñín, el referente de los vinos españoles a nivel nacional e internacional, ha visitado esta semana la sede del Consejo Regulador de Ribera del Duero. Durante dos días, los catadores han podido evaluar más de 600 muestras, lo que convierte a esta DO en una de las más representadas en la publicación.

El abulense Carlos González, director técnico de Guía Peñín, ha destacado que «lo más llamativo de Ribera del Duero es la gran capacidad de expresión de añada». Se trata de una zona límite de cultivo, donde existen años muy dispersos con factores climáticos que influyen considerablemente en los vinos: desde las características heladas primaverales, pasando por años de extrema sequía y otros frescos en los que cuesta llegar a la madurez fenólica.

El equipo de cata considera que los vinos de 2018 tienen menor intensidad y estructura. En los jóvenes, indican los catadores, «hay mucha futa primaria, pero las bocas son más ligeras, algo astringentes y amargores a veces marcados. Además, aparecen matices herbales que no son característicos de la zona».

Para los catadores de Guía Peñín, 2017 es una añada complicada, con vinos muy confitados y con bastante estructura, donde se aprecia cierta dulcedumbre y golosidad. Por contra, 2016 destaca por ser una añada muy productiva y de baja intensidad. «Cuando la catamos en los vinos jóvenes hace dos años, nos parecía que no iba a aguantar bien el tiempo con las crianzas. Sin embargo, hemos podido ver vinos muy equilibrados, con buena boca y expresión frutal», señala González. El equipo de cata también ha indicado que «las cosechas 2015 y 2014 han brillado con luz propia: dos buenos años para los vinos de Ribera del Duero que han mostrado mayor complejidad».

Por último, los catadores han subrayado que «cada vez está más cerca la llegada de los vinos blancos a Ribera del Duero». Algo que, en su opinión, lleva retrasándose demasiado tiempo.

Todas las valoraciones del equipo de cata podrán consultarse en la edición online de la Guía Peñín a partir del 8 julio, en primicia y a través de la suscripción, y posteriormente en el anuario de la Guía Peñín, que saldrá a la venta en el mes de octubre.