https://static.elnortedecastilla.es/www/menu/img/degustacastillayleon-castillayleondevinos-desktop.png

Enólogos de la Ribera consideran al brexit un problema porque el Reino Unido es su cuarto mercado

Yolanda García Viadero, la nueva Socia de Honor, junto al presidente de Enoduero, José Nuño . /EL NORTE
Yolanda García Viadero, la nueva Socia de Honor, junto al presidente de Enoduero, José Nuño . / EL NORTE

Yolanda García Viadero, elegida Socia de Honor de Enoduero

Agapito Ojosnegros Lázaro
AGAPITO OJOSNEGROS LÁZAROPeñafiel

Los asociados de Enoduero, la Asociación Enológica de Ribera del Duero, han cerrado su agenda de actividades de este 2018 en el Museo Provincial del Vino, ubicado entre los muros del castillo de Peñafiel. Además de someter a un test a varios vinos a través de una cata técnica, los enólogos y enólogas de la Ribera se reunieron para hablar de distintos temas que ocupan y preocupan al sector por su calado e influencia en el mismo, asuntos de absoluta actualidad.

Por un lado, entre lo debatido, en Ribera del Duero no olvidan los estragos de la helada de abril de 2017 que mermó la vendimia en un 60%, respecto a lo cual, el presidente de Enoduero, José Nuño, destacó que «ahora la asignatura pendiente para este año es recuperar la cuota de mercado perdida».

Otro de los retos que salen al paso del sector vitivinícola es el traído y llevado brexit, que, según estiman desde Enoduero, todo parece indicar que será duro. «Reino Unido es nuestro cuarto mercado y una ruptura así será un problema para todos», advirtió Nuño, con la mirada puesta sobre todo en los aranceles.

Inmersa en un momento crucial, la Ribera del Duero afronta varios desafíos, señalan desde la agrupación enológica. Empezando por una posible apertura a variedades de uva autóctonas. En el intercambio de ideas e inquietudes expuestas durante el encuentro, la enóloga Mariví Tobes reflejó que «hemos avanzado muchísimo pero hay que dar un paso más a nivel institucional y el Consejo Regulador tiene que ampliar el abanico de variedades», con la mirada puesta en el cambio climático, destacó. «De aquí a unos años vamos a tener que plantearnos otra manera de elaborar», previno, a la vez que puso como ejemplo el caso de los vinos elaborados con uva syrah, que, según se concretó, están conquistando al consumidor y que a pesar de hacerse en Ribera del Duero no pueden adherirse al marchamo de calidad.

El peso de los críticos

Acuerdo unísono en que en este momento de inflexión el excesivo peso de los críticos y gurús no ayuda. Advirtiendo de que «se están valorando unos vinos que no son el perfil de Ribera», anotó María Pilar Melado. Por su parte, la también enóloga Isabel Montes coincidió en apuntar que «afortunadamente Ribera va más allá de Robert Parker».

Incentivar al consumidor joven

Otro reto pone en el punto de mira a los jóvenes. «Hay que incentivar al consumidor joven para que el vino forme parte de su vida y solo lo conseguiremos si el vino deja de ser un tabú; el vino está para disfrutarlo», animó Rebeca Tomé, integrante de Enoduero.

Mujer y vino

Las enólogas Mariví Tobes junto a Silvia Herrera, Mª Pilar Melado Soriano y Rebeca Tomé.
Las enólogas Mariví Tobes junto a Silvia Herrera, Mª Pilar Melado Soriano y Rebeca Tomé. / EL NORTE

El castillo de Peñafiel sirvió además para conocer el sentir de las enólogas, profesionales cada vez más presentes en el sector. «Cada vez somos más», celebró la enóloga Isabel Montes. Y es que aunque afortunadamente se han dejado atrás viejas creencias, puntualizó que todavía queda mucho por hacer. «Las cosas han cambiado pero aun así, a veces no ocurre en niveles de responsabilidad alto porque a algunos todavía les cuesta aceptar que esté una mujer por arriba, sobre todo en aspectos técnicos», lamentaba otra de las enólogas asistentes, Silvia Herrera. En sus quince años de trayectoria profesional desde que realizó su primera vendimia, Herrera quiso destacar la evolución acaecida: «Hoy se nos tiene en cuenta y nos sentimos escuchadas».

La presencia de las mujeres en Ribera es un hecho. «La mujer profesional aporta el detalle», defendió otra de las integrantes de Enoduero, María Pilar Melado, a sabiendas de que en las bodegas pequeñas, que son muchas en la Ribera, la organización lo es todo. «Hay que reivindicar el papel de la mujer», apremió.

Conscientes de las ventajas que ofrece la perspectiva femenina, Enoduero, durante esta última cita anual, nombró Socia de Honor «a todo un referente en Ribera del Duero: Yolanda García Viadero», de Bodegas Valduero e integrante del pleno del Consejo Regudador de la Denominación de Origen.

«Desde que comencé con 25 años, la Ribera ha cambiado muchísimo y hoy podemos decir que es la mejor zona que hay en toda España», afirmó la homenajeada, convencida de que en la Denominación de Origen «hay sitio para todos los niveles de vino».

El papel de los enólogos es determinante. Para García Viadero «las bodegas, como toda empresa, empiezan con una idea que no es más que un ángel que anda por ahí revoloteando pero si no tenemos gente con la que enganchar esa idea y traerla al suelo para que sea una realidad, será un ángel muerto. Vosotros los enólogos sois los que conseguís que la idea llegue a ser algo real», señaló y agradeció el reconocimiento ante el centenar de enólogos congregados.

 

Fotos

Vídeos