https://static.elnortedecastilla.es/www/menu/img/degustacastillayleon-castillayleondevinos-desktop.png

El comité de cata de la Guía Peñín destaca el gran potencial de los vinos de Toro de la añada 2018

Los actadores Alberto Ruffoni y Boris Oloivas en Toro. /El Norte
Los actadores Alberto Ruffoni y Boris Oloivas en Toro. / El Norte

Han valorado más de 200 vinos en la sede del Consejo Regulador en la localidad zamorana de Toro

EL NORTEValladolid

Los miembros del comité de cata de la Guía Peñín Alberto Ruffoni y Boris Olivas han valorado esta mañana más de 200 vinos de la Denominación de Origen Toro y han destacado el gran potencial de la cosecha 2018, «una añada muy fresca, con mucha presencia de frutas y mucha elegancia». Destaca también que estamos ante una añada con un gran potencial que puede tener una evolución muy buena con el paso del tiempo.

Alberto Ruffoni, uno de los catadores de la prestigiosa Guía española, ha incidido en que la añada 2018 tendrá muy buena salida de futuro, ya que los vinos representan lo que ahora busca el mercado: vinos ligeros, frescos, donde predomine la variedad y la fruta. Ha añadido que «se está reduciendo el uso de la madera y hay más presencia armónica de la fruta», además incide en que desea ver como evoluciona esta añada 2018, ya que tiene un gran potencial que puede hacer que mejore aún más.

Destaca también que los blancos y rosados del año 2018 se caracterizan por ser más frescos, con un trago mucho más fácil, con más madurez y con menos alcohol… lo que hace que los aromas estén mucho más presentes y predominen mucho más.

Con respecto al empleo de dos variedades en un mismo vino, una tendencia que está empezando a surgir, destacan que es interesante esta idea, para conseguir una mezcla diversa que haga que una variedad complemente a la otra, y cumplimentar las elaboraciones de este estilo con las monovarietales puede ser una estrategia divertida.

En total, se han catado más de 200 vinos de las bodegas de la DO, y como broche final ambos catadores destacan sobre todo que la añada 2018, tanto en blancos, como rosados y tintos, tiene una mayor acidez y frescura, algo muy positivo, ya que la fruta se aprecia de manera más fácil y armónica, algo que hace que esta añada tenga un gran potencial de presente y futuro, de manera que la evolución que pueda tener en el tiempo sea un beneficio para los vinos.