https://static.elnortedecastilla.es/www/menu/img/degustacastillayleon-castillayleondevinos-desktop.png

Más de 80 catadores elegirán los mejores entre 1.650 vinos procedentes de 22 países

Catas a ciegas en el Casino de Madrid de los premios Bacchus. /EL NORTE
Catas a ciegas en el Casino de Madrid de los premios Bacchus. / EL NORTE

Las catas a ciegas se dasarrollan en el Casino de Madrid hasta el 11 de marzo

EL NORTEValladolid

La cuenta atrás para una de las mayores citas en España con el mundo del vino, el Concurso Internacional de Vinos Bacchus, ha comenzado. Más de ochenta reputados profesionales avalarán el palmarés y medallas de uno de los más prestigiosos certámenes de calidad a nivel mundial. Las catas a ciegas han arrancado hoy en el Casino de Madrid y se desarrollarán hasta el 11 de marzo para valorar las 1.650 referencias presentadas a concurso, procedentes de 22 países. La Unión Española de Catadores (UEC), presidida por Fernando Gurucharri, logra congregar a seis Masters of Wine para liderar a un panel de 90 catadores, entre los que figuran los más influyentes líderes de opinión del planeta. Tras diecisiete ediciones se ha consolidado como certamen de calidad por el nivel de sus participantes y el rigor de sus catas a ciegas.

Avalada por dos instituciones de relevancia como la Organización Internacional de la Viña y el Vino (OIV) y la Federación Mundial de Grandes Concursos de Vinos y Espirituosos (VINOFED), la XVI edición cuenta con la República Checa como país invitado, uno de los terruños europeos de más larga tradición vinícola que puja por consolidarse en mercados internacionales.

Tres prescriptores como Pedro Ballesteros MW (Rosados Top), Sarah Jane Evans MW (Embajadores Atlánticos) y Guillermo Cruz (Champagnes de Vigneron) han sido los escogidos por Bacchus 2019 para impartir los seminarios en paralelo al desarrollo técnico de sus sesiones de cata.

Reputados catadores de prestigio nacional e internacional, con la presencia de sumilleres, responsables de compras de grupos de distribución e instituciones vinícolas, y críticos especializados se han convertido en referentes imprescindibles a la hora de valorar las cualidades y la calidad de los vinos presentados.

El catador se hace, no nace. El mejor entrenamiento es desarrollar una formación continua, no dejar de interesarse por las novedades que aparecen, por conocer los vinos elaborados en la escena internacional. Tener los sentidos educados y entrenados en el arte de la cata, una gran dedicación al estudio de los vinos. Humildad ante todo, cuanto más se cata, más se aprende.

El dictamen de un catador representa, por tanto, un juicio objetivo de la calidad de la bebida o alimento, una guía para el consumidor a la hora de escoger o no ese producto en base al criterio de un profesional. Asimismo, como juez objetivo, asesor profesional, puede aportar una información muy valiosa a las empresas agroalimentarias en lo que se refiere a la calidad de los productos, a lo que denominamos su trazabilidad sensorial.

El proceso de cata Bacchus 2019: Habrá un total de 90 catadores divididos en 13 jurados de 5 catadores todos los días. Los vinos salen enfundados en bolsas negras con un código para que no se conozcan de antemano las marcas. La cata es individual y personal, aunque hay un presidente de mesa que hace de coordinador. Los vinos son preparados en un backstage y son servidos por sumilleres profesionales.

Una vez que los jueces rellenan las fichas de valoración de los vinos (una ficha que incluye diferentes aspectos técnicos: fase visual, fase olfativa y fase gustativa, con una puntuación final entre 0 y 100 puntos) esas fichas se introducen en un programa informático para que las compute y de ahí se deciden las medallas: Gran Bacchus de Oro (del 92 al 100) , Bacchus de Oro y Bacchus de Plata, en la categoría de tintos, blancos, rosados, espumosos y dulces