https://static.elnortedecastilla.es/www/menu/img/degustacastillayleon-castillayleondevinos-desktop.png

Carlos Moro plasma en un libro su pasión por el vino y la tierra

Carlos Moro posa en el viñedo que rodea a bodegas Matarromera. /EL NORTE
Carlos Moro posa en el viñedo que rodea a bodegas Matarromera. / EL NORTE

Relata su historia personal y empresarial hasta crear el actual grupo Bodegas Familiares Matarromera

EL NORTEValladolid

Hace treinta años, en 1988, Carlos Moro se lanzó a una aventura incierta: recuperar la tradición familiar de cultivar viñedos y dedicarse a la elaboración del vino. En 1995, Matarromera, su vino más emblemático, sería escogido el mejor del mundo. Ahora, décadas más tarde, posee una de las empresas bodegueras más prestigiosas e innovadoras de España, con multitud de reconocimientos nacionales e internacionales y presencia en seis denominaciones de origen. Ahora Carlos Moro publica el libro 'Pasión por la tierra, pasión por la empresa', editado por Ediciones Deusto, con prólogo del abogado y empresario Carlos Espinosa de los Monteros.

Como él mismo explica, la suya es una empresa profundamente arraigada en la tierra, pero es también un proyecto profundamente innovador. Desde el punto de vista del bodeguero, conocer el pasado es imprescindible para construir el presente. En el caso del vino, Bodegas Familiares Matarromera ha adoptado algunos preceptos de los monjes procedentes de la Borgoña que se instalaron en Santa María de Valbuena en los siglos XII y XIII. Los religiosos trajeron consigo cepas y técnicas de esa región vinícola francesa que Moro ha puesto al día, bajo el principio de que se puede aplicar la máxima modernidad a algo absolutamente clásico, convencido de que la empresa que olvida sus orígenes y la historia difícilmente puede crear un presente con proyección de futuro.

El autor

Carlos Moro (Valladolid, 1953) es ingeniero agrónomo y, como sus antepasados, viticultor, enólogo y bodeguero. En 1988 fundó la Bodega Matarromera, ubicada en la Ribera del Duero. Tres décadas después, el grupo Bodegas Familiares Matarromera, del que también es presidente, está presente en seis denominaciones de origen: Ribera del Duero, Rioja, Rueda, Toro, Cigales y Ribeiro; y sus vinos se exportan a gran parte del mundo. Además de la viticultura, sus empresas apuestan por la biotecnología, el enoturismo, y elaboran productos como aceites y cosméticos.

Actualmente es reconocido como uno de los empresarios españoles más innovadores y comprometidos y ha recibido numerosos reconocimientos y premios por su labor empresarial. En 2016, su fomento de la investigación y el desarrollo fue galardonado con el Premio Nacional de Investigación otorgado por el Ministerio de Economía y Competitividad. Es además autor de siete libros, entre ellos varias guías de quesos de España.

 

Fotos

Vídeos