https://static.elnortedecastilla.es/www/menu/img/degustacastillayleon-castillayleondevinos-desktop.png

Las bodegas también recurren al micromecenazgo

Rubén Gago posa en el viñedo familiar de Cepas de la Culebra. /
Rubén Gago posa en el viñedo familiar de Cepas de la Culebra.

La colaboración de los amantes del vino es crucial para que pequeños proyectos salgan adelante

Nieves Caballero
NIEVES CABALLEROValladolid

Desde su aparición en el escenario económico y social como forma de obtención de recursos y financiación, el micromecenazgo no ha dejado de crecer en nuestro país. Al amparo de esta fórmula se han ido creando empresas y plataformas para facilitar la captación de recursos y financiación para empresas y proyectos. Un libro o un práctico invento, cualquier producto es susceptible de ser financiado a través de micromecenazgo o 'crowdfunding'. También pequeñas bodegas recurren a este sistema para que sus proyectos puedan llegar a buen puerto. La recompensa es el vino.

Por ejemplo, la bodega zamorana Cepas de la Culebra lanzará este martes, 10 de septiembre, a las 10 de la mañana, la campaña de crowdfunding 'El Tinto, el Blanco y el Rosado' a través de la cual pretende crear tres nuevos vinos: un blanco elaborado con palomino, un rosado de mencía y un tinto de la misma variedad.

Los vinos, que llevan produciéndose para consumo familiar y para compartir con los mas cercanos desde hace años, tienen una aceptación que siempre es excelente, por lo que Cepas de la Culebra ha dado el paso para darlos a conocer a un público mas amplio.

En ésta ocasión, y dado que los vinos se elaborarán únicamente con el antiguo viñedo familiar de la bodega (y por lo tanto será una producción muy limitada), se ha optado por lanzar una campaña dirigida a la comunidad de amantes del vino de Verkami, cuyos usuarios podrán adquirir recompensas exclusivas que se devolverán en forma de vino. Así mismo, al no haber intermediarios en éste tipo de campañas, el precio será mas económico y los vinos se entregarán una vez estén finalizados, entre los meses de febrero y marzo de 2020.

Para que el proyecto salga adelante hay recaudación mínima de 3.000 euros y posteriormente, según se vayan cumpliendo objetivos, se han programado mejoras en el packaging y otros regalos exclusivos para los mecenas creadores, que son los siguientes:

5.000€ Etiqueta especial y exclusiva para ésta campaña diseñada por el Estudio Piorno de Zamora.

-7.500€ Cierre de lacre para todas las botellas.

-10.000€ Botellas premium para todas las recompensas.

-12.500€ Cata con maridaje de los vinos de Cepas de la Culebra, gratuita para todos los mecenas y sus acompañantes.

-15.000€ Fiesta por todo lo alto, con música, catas de otras bodegas, vino, maridaje… Gratis para todos los mecenas y sus acompañantes.

La campaña contará con recompensas EARLY BIRD para los primeros.

Toda la información se encuentra en la plataforma www.verkami.com, campaña 'El Tinto, el Blanco y el Rosado'.

Link: www.vkm.is/TintoBlancoRosado

Ruén y Elisa son los promotores de Uvas Nómadas.
Ruén y Elisa son los promotores de Uvas Nómadas. / El Norte

Séptima edición de Uvas Nómadas

Con más tradición es este método de lograr recursos y financiación, Uvas Nómadas acaba de lanza la séptima edición para elaborar un vino tinto con una de las variedades de uva más curiosas de España como es la alicante bouschet o también popularmente conocida como garnacha tintorera, una de las pocas uvas con la Pulpa granate además de su piel casi negra. Las uvas proceden de Fuensaldaña, provincia de Valladolid.

Los impulsores de esta iniciativa enológica son Elisa y Rubén, viticultores y elaboradores de vinos con alma desde 2004. Su objetivo es elaborar vinos «con las distintas y fantásticas variedades de uva autóctonas que existen en nuestra Península». Elaboran los vinos en la bodega de Cuéllar (Segovia) Vinos Malaparte. Por el momento, han elaborado vinos con las variedades rufete, tinta de toro, mencía, garnacha, godello, albillo..., gracias a la colaboración de los amantes del vino.

El viñedo elegido en Fuensaldaña en esta ocasdión no es muy viejo pero sus suelos y altitud hacen que les haya gustado la idea de elaborar con esta variedad de uva tan peculiar. En esta zona estas viñas están repartidas mezcladas con otras variedades. Encontrar una pequeña parcela con muchas juntas ha sido fruto de una casualidad y un gran reto.

El objetivo es elaborar un vino tinto con fermentación en barricas abiertas de 225 y 300 litros, que posteriormente envejecerá unos meses en roble francés no muy nuevo y en ánforas de barro. Serán aproximadamente 1500-2000 botellas de 750 ml.

En la zona elegida (Valladolid), la vendimia tiene lugar aproximadamente a finales de septiembre. La uva viajará 70 kilólemtros hasta la bodega situada en Cuéllar (Segovia).

«Todo en dinero obtenido de las aportaciones irá destinado integramente a los costes de compra, vendimia y transporte de la uva a la bodega. Así como de su elaboración, embotellado, etiquetado y posterior envío. Todas las aportaciones se traducen en botellas de vino. En 2020 queremos hacer una fiesta con todos vosotros en la bodega«, apuntan.

Se podrá realizar un seguimiento de todas las tareas que van haciendo a través del blog. En 2020 se mbotellará el resultado y los que se hayan apuntado recibirán los vinos en sus casas, o podrán «pasar por la bodega a visitarnos y recoger vuestro vino catando todo lo que hacemos y llevándote alguna sorpresa más».

«Como se trata de un vino tinto, tras la fermentación alcohólica en barricas de roble y crianza en roble y en barro esperaremos unos meses para que gane complejidad y estabilidad y entre mayo y junio de 2020 lo embotellaremos y os lo haremos llegar», señalan en blog.

Para participar puede pincha aquí: https://www.verkami.com/projects/24246-uvas-nomadas-2019-alicante-bouschet-de-fuensaldana

Marcos Martín Peral en la bodega.
Marcos Martín Peral en la bodega. / El Norte

«Ya van tres vendimias, y este año he podido poner marcha la obra de la bodega, con la idea de poder tener todos los permisos necesarios. Pero el viñedo es escaso, y la gente casi no lo trabaja. Con mi determinación de vivir de elaborar vino y trabajar el viñedo de San Juan de la Nava, mi pueblo, en Ávila, todo se ve un poco más cerca, pero aún necesito un poco más para sacarlo adelante», señala Marcos Marín Peral opara animar a apoyar su proyecto.

Marcos Martín Peral, junto a su mujer y sus dos hijos, se ha propuesto continuar el trabajo de sus abuelos para poder vivir de las viñas y del vino. También cuenta con amigos que le ayudan a sacar adelante el proyecto.

En su propuesta, Marcos Martín Peral señala que «todo lo que puedo ofrecer es el producto de mi trabajo: el vino Clemente Peral, el nombre es en honor a mi abuelo. La uva es garnacha, que es la tradicional de nuestra zona. Es un vino fresco, fino, elaborado en tinaja de barro, y después macerado en roble francés. Un vino expresivo, que seguro que os gustará. Muestra muy bien la tierra de donde viene«.

Además, los que se decante por la recompensa con visita, recorrerán los viñedos, la bodega, y podrán disfrutar de una cata de los vinos que ha ido elaborando hasta ahora.

La bodega está en marcha, ahora hace falta más viñedo, y hay un par abandonadas que tengo que recuperar. Las aportaciones de los aficionados al vinos se va a invertir íntegramente en comprar los dos viñedos para poder tener un volumen de vino suficiente y sacar adelante el proyecto. Las recompensas se enviarán el verano que viene, cuando tenga embotellada la añada de 2019, que se vendimiará en septiembre.

Los interesados podeís ver toda la información aquí: https://www.verkami.com/projects/24286-clemente-peral-recuperacion-de-vinas-viejunas