https://static.elnortedecastilla.es/www/menu/img/degustacastillayleon-castillayleondevinos-desktop.png

«Los Pérez Pascuas han revolucionado y han hecho grande el vino de Castilla y León»

Los hermanos Manuel y Benjamín Pérez Pascuas agradecen el Premio Fundación UEMC. ./A. OJOSNEGROS
Los hermanos Manuel y Benjamín Pérez Pascuas agradecen el Premio Fundación UEMC. . / A. OJOSNEGROS

Los hermanos de Viña Pedrosa recogen el Premio Fundación UEMC a toda su trayectoria

Agapito Ojosnegros Lázaro
AGAPITO OJOSNEGROS LÁZAROPEÑAFIEL

Benjamín y Manuel Pérez Pascuas han recibido el premio que otorga la Fundación de la Universidad Europea Miguel de Cervantes de Valladolid por toda una vida dedicada al mundo del vino. El tercer hermano, Adolfo, no pudo asistir al acto. Benjamín agradeció el galardón en nombre de la familia bodeguera de Pedrosa de Duero (Burgos) y subrayó que, durante sus 38 años de existencia, desde su primera añada de 1980, «nuestro único objetivo ha sido la calidad, elaborar vinos honestos, auténticos, con un carácter muy marcado y con una personalidad única». Un vino que «hemos impulsado a todos los lugares del mundo, desde la humildad y una alegría inmensa».

El presidente de la Fundación UEMC, Luis Barcenilla, explicó que con esta concesión «se trata de reconocer a las grandes personalidades impulsoras del vino en nuestra región, hombres y mujeres que con su trabajo e investigaciones han posicionado a la vinicultura castellano y leonesa entre las mejores del mundo». Los Pérez Pascuas «han revolucionado y han hecho grande el vino de esta región». Fue el presidente de la Diputación vallisoletana, Jesús Julio Carnero, el encargado de entregar el reconocimiento a la saga bodeguera y viticultora. Los hermanos Pérez Pascuas recogieron así el testigo de los dos anteriores premiados: Mariano García y Pablo Álvarez en un Museo Provincial del Vino de Peñafiel, que acogió de esta forma la última de las tres jornadas de esta séptima edición del curso del vino que organiza la Fundación de la Universidad Europea Miguel de Cervantes y cuyo alma mater es Luis Barcenilla. De esta manera se clausuraba el curso 'El vino y la cocina' organizado por la UEMC y El Norte de Castilla.

Pablo Martín

La jornada arrancó con una ponencia de Pablo Martín, presidente de la Unión de Asociaciones Españolas de Sumilleres (UAES). Habló del papel determinante que desarrolla este profesional dentro del mundo del vino y la restauración, a ser el vínculo directo con el cliente. Señaló que hay demanda de este tipo de sumilleres, que son «muy rentables para sus empresas», puesto que se encargan de comprar y vender el producto. Adelantó que en noviembre habrá cursos de formación de 750 horas con marchamo de la Organización Internacional del Vino (OIV) y que se certificarán los master oficiales, como el de Escuela Internacional de Cocina Fernando Pérez, donde se han formado 300 sumilleres, para evitar «el intrusismo». Y entre las pautas a seguir por un buen sumiller subrayó la humildad, la discreción y no abrumar al cliente.

Isabel Turrado, Inés Muñoz, Ángela Lorenzo y Almudena Alberca.
Isabel Turrado, Inés Muñoz, Ángela Lorenzo y Almudena Alberca. / A. O.

Acto seguido se desarrolló una mesa redonda bajo el título 'Vinos con firma de mujer', en la que participaron Inés Muñoz (gerente de Bodegas Hiriart, DO Cigales), Ángela Lorenzo (enóloga de Bodega Félix Lorenzo Cachazo, DO Rueda), Isabel Turrado (gerente de Bodegas Vizar, Villabáñez), y Almudena Alberca (enóloga de Bodega Viña Mayor, DO Ribera del Duero), quienes coincidieron en señalar que no hay vinos de hombres y de mujeres, y que a la hora de elaborarlos tampoco se deben establecer diferencias pues detrás de un vino hay un profesional que refleja su trabajo, independientemente de su sexo. Durante el debate se abordó la necesidad de formación en un sector que cada vez cuenta con más mujeres en puestos técnicos y de gestión, pero no en las direcciones.

Almudena Alberca se convertirá antes de que finalice el año en la única mujer española en lograr el acreditado título internacional Masters of Wine. La enóloga explicó a grandes rasgos en qué consisten las pruebas teóricas y prácticas que permiten ostentar un título que solo tienen en el mundo 400 expertos en vino.

Arriba, Miguel Ángel Rojo, Rafael Blanco, Felipe Nalda y Carmen San Martín. Abajo a la izquierda, Misericordia Bello y Enrique Pascual; a la derecha, Julio Valles. / A. O.

Los consejos reguladores y la zonificación

Se cerraron las ponencias con una mesa en la que intervinieron los presidentes de las denominaciones de Ribera del Duero , Rueda , Toro , Bierzo , Arlanza , Cigales y Tierra de León . Además de las distintas peculiaridades de cada zona, se habló sobre la zonificación, algo que ya ha realizado Bierzo; que es interesante para Cigales, aunque su presidente considera que es «una zona muy homogénea y sería más importante poder certificar, por ejemplo, por la antigüedad de los viñedos»; que Rueda y Tierra de León «tienen sobre la mesa y contemplan» esta posibilidad –pero ven complicado o hay otras prioridades-; y que Ribera del Duero, Toro y Arlanza ni se lo plantean por el momento. Esta última, incluso, intentará reducir su extensión municipal porque «hay municipios que no son aptos para plantar vieñdos».

La necesidad de un amplio consenso

En cualquier caso, todos coincidieron en que para abordar la zonificación «tiene que haber una amplio consenso» en el seno de los consejos reguladores, según subrayó Enrique Pascual, presidente de la DO Ribera del Duero.

Los máximos responsables de las DO se mostraron más o menos satisfechos con la evolución de las ventas de sus vinos. El más pesimista fue el presidente de la DO Arlanza, quien reconocidó que las bodegas de una comarca tan pequeña encuentran muchas dificultades porque «hemos llegado llegado demasiado tarde y el mercado estaba copado». Miguel Ángel Rojo apuntó que «nos falta un iluminado que nos ponga una gran bodega» y algún prescriptor de prestigio «que nos dé 100 puntos».

Misericordia Bello explicó que, después de tres años y medio, el borrador de la zonificación de la DO Bierzo ya está en manos de la Junta y ahora están a la espera de que sea enviado a Bruselas para que dé su conformidad. La presidenta berciana explicó que 25 de las 77 bodegas de esta singular DO leonesa solicitaron estar en el primer escalón de la zonificación. Convencida de que ella y la gente de su generación no verá este largo proceso al completo, anunció que diez antiguos municipios mineros que habían abandonado las viñas «ahora tienen la posibilidad de calificar sus uvas y sus vinos» y sumarse a los 22 pueblos adheridos a la DO Bierzo.

De DO Tierra de Leñon a DO León

Rafael Blanco afirmó que «hay enormes diferencias» de las dos grandes zonas de Tierra de León, en concreto Valdevimbre y Cea-Tierra de Campos, y dentro de estas otras subzonas, por lo que aseguró que «no renunciamos a la zonificación», incluso avanzó que ya se han encargado los estudios. Después de esperar durante cuatro años a que en Bruselas se autorice el cambio de nombre de DO Tierra de León por DO León, el presidente adelantó que ejecutarán el permiso temporal concecido el pasado año por el Instituto Tecnológico Agrario (ITA).

Este organismo dependiente de la Consejería de Agricultura y Ganadería autorizó la utilización temporal de la denominación León en el etiquetado de los vinos amparados por la Denominación de Origen Tierra de León, un permiso que cesará en el momento en el que la Comisión Europea adopte una decisión sobre la solicitud de cambio de nombre.

Entre los retos, el presidente de Tierra de León se marcó como objetivo «recuperar para la DO toda la uva que se va a otras zonas productoras». Un aspecto en el que coincidió con la petición de Julio Valles para Cigales, además de recordar que la DO se ha lanzado a dar «un mayor impulso a la comercialización».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos