Zona gamer: La fiebre que te viste de soldado

El nuevo capítulo de la veterana serie 'Call of Duty' vuelve a batir todos los récords de la marca en una entrega que llega con polémica al centrarse únicamente en el multijugador

Zona gamer: La fiebre que te viste de soldado
EDUARDO M. ESPALLARGASValladolid

Videojuegos se publican muchos, muchísimos, a lo largo de un año. Si además tenemos en cuenta las nuevas plataformas, como los teléfonos móviles, los números pueden llegar a ser incalculables. Y así, los aficionados van acumulando títulos deseosos de hincarles el diente a cada uno de ellos. No obstante, con algunos tienen una cita anual, y es que hay sagas que siguen impertérritas al paso del tiempo, manejando siempre un enorme volumen de usuarios año tras año. Una de ellas es sin duda 'Call of Duty', esa eterna franquicia que, con sus altibajos, siempre logra estar entre los más vendidos con cifras de récord. El último en demostrar la eterna juventud de la serie ha sido 'Call of Duty Black Ops IIII' (por facilitar la legibilidad, a partir de ahora 'Black Ops 4'), que en su primer fin de semana a la venta registró más 500 millones de dólares, y fue directo a lo más alto del ranking de juegos vendidos en EEUU en 2018.

No cabe duda de que la serie tiene algo especial, una especie de fiebre que parece invitar a todos a ponerse el traje de soldados virtuales. En el mundo de los videojuegos ocurre como en casi todo: aquello que está muy de moda suele ser objeto de críticas de los menos asiduos al mainstream. A veces incluso con tono despectivo, los más puristas tienden a no considerar verdaderos jugadores a los que solo disfrutan de «FIFA o Call of Duty». Pero a quién queremos engañar, son marcas que dominan buena parte del pastel de la industria. Por ejemplo, y por seguir en el país que vio nacer la marca, el mes de lanzamiento de 'Call of Duty Black Ops 4' es el octavo con mayor volumen de ventas desde 1995, fecha en la que se empezaron a publicar estos datos por parte del grupo analista NDP.

Además de esos millones en ventas, el nuevo título ha batido otros jugosos récords, como por ejemplo ser el título con mejores datos en la plataforma de streaming Twitch de la historia de la franquicia. Sobre este tema, Rob Kostich, Vicepresidente y Director General de 'Call of Duty', bromeaba asegurando que el nuevo «Black Ops 4 promete ser un éxito en taquilla». El éxito no solo entre jugadores activos sino en espectadores de las plataformas de streaming es ya una métrica importante para tener en cuenta, y la felicidad de Kostich no es para menos, ya que en el fin de semana de lanzamiento superó al todopoderoso 'Fortnite', dominador en espacios como Twitch. Así, 'Black Ops 4' continuó protagonizando titulares, pues consiguió las mayores ventas de un título digital completo durante su primer día de disponibilidad en PlayStation Store, de acuerdo con PlayStation; y fue líder en ventas digitales en Xbox One en la historia de Activision, en base a datos de ventas de la propia Activision. Resulta muy revelador el mejor rendimiento que ha tenido el juego en su formato digital frente al físico, y es que en tiendas ha tenido el peor estreno de la serie en 11 años. Parece que está claro hacia qué tipo de distribución tiende el mercado.

Con tantas cifras y logros del nuevo capítulo de la marca, es el momento de responder a la pregunta clave: ¿qué ofrece 'Black Ops 4' para llevarle al éxito? Sin duda, se trata de una de las entregas más polémicas, y es que por primera vez en la franquicia, un 'Call of Duty' llega sin Modo Campaña para un jugador. Algunos se echaban las manos a la cabeza, asegurando que llegará la dictadura de los títulos multijguador online en la que los juegos para disfrutar en solitario quedarán relegados al olvido. Por suerte, éxitos como 'God of War' o 'Spiderman' demuestran que no todo va a ser cuestión de competir en los próximos años. Pero los datos de Treyarch, estudio responsable de la saga 'Black Ops', hablaban por sí solos, y es que apenas un pequeño porcentaje de los usuarios totales del juego completaban el correspondiente modo historia en anteriores entregas. La chicha, por decirlo vulgarmente, estaba en el multijugador, y así han planteado esta última entrega.

Así, 'Black Ops 4' presenta tres modos de juego diferenciados: los combates multijguador de siempre, el modo Zombies y el novedoso Blackout. El primero de todos es el más tradicional, y en él, los jugadores deberán competir por equipos en diferentes modalidades, desde 'Duelo a muerte' hasta 'Dominio', 'Punto Caliente' o 'Atraco'. Si algo tienen los 'Call of Duty' es el pique competitivo que despiertan en el jugador gracias a la facilidad con que se puede acceder a una partida. Es fácil decir «solo una más» gracias también a los continuos objetos que se pueden desbloquear a medida que subimos de nivel, tanto de armas y complementos como cosméticos. Mención especial merecen aquí los especialistas, personajes cada uno con su propia habilidad principal y secundaria. Nomad permite liberar una unidad canina que ataca a los enemigos, Firestrike utiliza un lanzallamas para hacer estragos, Crash introduce un extra de vida en todos los miembros del equipo, Battery porta un lanzagranadas mortífero… Son un total de 10.

La combinación de cada uno de ellos, con sus habilidades, dan un plus táctico a esta modalidad que le viene como anillo al dedo a la saga. De esta forma, hay una gran variedad de formas de afrontar los enfrentamientos, y será el jugador el que deberá ver qué armas, personajes y habilidades se amoldan más a su estilo, también teniendo en cuenta los diferentes modos y mapas. A la suma de aciertos hay que mencionar también el hecho de que los usuarios, a diferencia de anteriores entregas, deberán curarse manualmente cuando estén heridos, lo que aporta un mayor dinamismo a las contiendas.

En cuanto al modo 'Blackout', este supone todo un hito en la historia de la saga, y es que se trata de la entrada en la modalidad battle royale, tan de moda en la actualidad, de 'Call of Duty'. Es evidente que los accionistas de Activision no querían perder la estela de videojuegos tan exitosos como 'Fortnite' o 'PUBG', y el equipo de Treyarch se puso manos a la obra. Era una apuesta arriesgada, más teniendo en cuenta el runrún en la industria de que el modo Campaña había sido sacrificado para sumarse a esta moda. Nada más lejos de la realidad, hay que reconocer que el resultado es espectacular. Como en otros juegos del género, 100 jugadores se despliegan en un mapa para enfrentarse entre sí, y solo puede sobrevivir uno. Lo primero que llama la atención en 'Blackout' es el gigantesco mapa, el más grande hasta la fecha de la historia de 'Call of Duty', con zonas que son guiños a entregas de la saga.

El mapa ofrece una cantidad de posibilidades pasmosa, y es que muestra una gran variedad de zonas, como una gigantesca presa, pueblos abandonados, plantas químicas repletas de recovecos, plantaciones, colinas… Recorrer el mapa tratando de no estar demasiado a tiro mientras nos reforzamos lo máximo posible con equipamiento variado es la clave de este modo. El usuario no solo puede recoger armamento, sino también chalecos antibalas, botiquines o pequeñas ventajas temporales. También hay vehículos para desplazarse por el enorme mapa (helicópteros incluidos) y lo cierto es que en Treyarch han sabido adaptar a la perfección la mecánica básica de battle royale al estilo de 'Call of Duty', y si mantienen vivo el modo con diferentes añadidos, tenemos juego para rato.

En 'Black Ops 4' merece también mención el modo Zombies, el clásico cooperativo de la saga que en esta ocasión se ha vestido de gala para ofrecer la versión más completa. En concreto, Zombies ofrece hasta tres modalidades: IX, Travesía Infernal y La Sangre de los Condenados. Cada uno cuenta con su propio hilo narrativo y ambientación, y mientras el primero se basa en un la antigua Roma de los gladiadores, el segundo desarrolla su acción sobre el Titanic y el tercero en una Alcatraz plagada de muertos vivientes. Cada mapa cuenta con sus secretos y rompecabezas, y sobrevivir en compañía de amigos a las ingentes hordas de zombis se muestra en esta entrega tan variado como divertido. En cuanto a las mecánicas, estas son las clásicas, y es ir derrotando zombis oleada tras oleada para obtener más puntos, mejorar nuestro equipamiento y aguantar el máximo. Se incluyen diferentes potenciadores, de muchos tipos, lo que aporta un punto estratégico a los combates, y aunque al principio la cantidad de opciones puede abrumar, en dos o tres partidas es fácil cogerle el tranquillo y la experiencia es sobresaliente. Pese a la ausencia de Campaña, se agradece a Treyarch que siga mimando 'Zombis', uno de los modos más queridos entre los usuarios.

En conjunto, 'Black Ops 4' se muestra como uno de los mejores 'Call of Duty' de los últimos años. Sin duda, el que más ha sabido combinar la esencia clásica de la saga con innovaciones que la enriquecen sin desvirtuarla. Además, y pese a la ausencia de modo Campaña, no está falto de modos de juego, y el salto de la marca al género battle royale ha resultado ser de lo más satisfactorio. Un trabajo tan bueno como arriesgado por parte de Treyarch, que se alza como el estudio que más ha entendido a los fans de este clásico de acción.