El Yoshi más artesanal

El simpático personaje de Nintendo debuta en la plataforma Switch con una aventura que hace gala de sus principales alicientes: jugabilidad para todos los públicos y una estética entrañable y colorida

El Yoshi más artesanal
EDUARDO M. ESPALLARGAS

Era uno de los que faltaban por llegar, pero ya está aquí. El simpático dinosaurio Yoshi, fiel compañero del fontanero Mario en muchas de sus aventuras, debuta al fin en Switch con un videojuego propio. Lo hace además con el acierto que le caracteriza, haciendo gala de los elementos característicos de sus periplos, con unas mecánicas de juego accesibles para cualquier miembro de la familia, pero también las suficientes capas de profundidad para aquellos que quieran exprimir el juego. Así es la carta de presentación de 'Yoshi's Crafted World', que además consigue refrescar la fórmula con una estética tan colorida como clave para la jugabilidad gracias a sus entornos fabricados con papel, cartón y demás elementos cotidianos.

La moda de lo que se conoce como 'DIY' (siglas que corresponden a do it yourself, 'hazlo tú mismo', en español) ya se ha dejado caer en el mundo de los videojuegos. Quizás, uno de los ejemplos más conocidos es el trabajo del estudio Media Molecule y su saga de Playstation 'Little Big Planet'. El caso más reciente es una de las últimas grandes invenciones de Nintendo: 'Nintendo Labo', que permite a los jugadores fabricar sus propios periféricos con cartón real para interactuar con ellos en el videojuego. El resultado es tan sorprendente como satisfactorio, hasta el punto de que la Escuela Técnica Superior de Ingeniería y Diseño Industrial (ETSIDI) de la Universidad Politécnica de Madrid utiliza Nintendo Labo como parte de su estrategia para fomentar el interés de niños y niñas por las ingenierías. Eso sí, el mundo de 'Yoshi's Crafted World' también es de cartón, aunque en este caso totalmente virtual.

Ficha técnica

Título:
'Yoshi's Crafted World'
Plataforma:
Nintendo Switch
Precio:
59,99
Edad:
+3

Por otro lado, tampoco es posible crear tus propios niveles, sino que el cartón y papel tiene aquí la función de estructurar los niveles para presentar diferentes retos al jugador. Es, posiblemente, uno de los aspectos más importantes de esta nueva aventura de Yoshi, su apartado visual, que demuestra que un juego del dinosaurio sin color no sería lo mismo. Nintendo lo ha vuelto a hacer, presentando unos entornos entrañables que entran por los ojos y dan ganas de recorrerlos de principio a fin. Por si esto fuera poco, gracias a esa estética tan 'DIY', 'Yoshi's Crafted World' consigue dar la sensación de estar jugando en tus propias cartulinas en miniatura, con un juguete del propio Yoshi, al más puro estilo tradicional.

Esto hace que el título sea ideal para jugar con los más pequeños de la casa, también por contar con una jugabilidad accesible cuyas claves radican principalmente en la capacidad de salto del protagonista y la puntería para lanzar huevos a diestro y siniestro. Para fomentar el juego en familia, 'Yoshi's Crafted World' ofrece también un modo de juego cooperativo para que dos jugadores disfruten en compañía. Más allá de estos elementos, donde el juego brilla sobremanera es en la manera en que permite interactuar con los entornos. Con la mencionada capacidad de lanzar huevos, los usuarios pueden hacerlo tanto para atacar enemigos como para golpear a los decorados. Esto provoca un nivel de interacción profundo en el que entran en juego las perspectivas, de manera que la acción no se desarrolla en un solo plano.

Gracias a esta característica, destaca un diseño de los niveles sobresaliente, repletos estos de escondites, rincones y rutas que convierten este nuevo periplo de Yoshi en una experiencia de lo más variada. Cada nuevo nivel supone una experiencia diferente, lo que impide que el jugador pueda caer en la monotonía repitiendo mecánicas. Por si fuera poco, los mundos de 'Yoshi's Crafted World' están repletos de secretos y coleccionables, y permiten además jugarlos a la inversa, lo que ofrece una nueva perspectiva que fomenta la rejugabiidad. Completar el juego por primera vez puede ser aparentemente sencillo (y por ende, perfecto para los menos duchos en la tarea, especialmente con el 'modo Relajado', que permite al personaje flotar indefinidamente para evitar frustraciones). Ahora bien, completarlo al 100% es una tarea más ardua que obligará al jugador a no perder detalle de esos niveles tan brillantemente pensados.

Gracias a esta opción de recorrer las fases de nuevo, la duración del título se amplía considerablemente hasta alcanzar unas cifras que no son propias de este tipo de juegos. Un aliciente más para los que piensen que 'Yoshi's Crafted World' no es para ellos. Sin duda, este lanzamiento ha sido una sorpresa mayúscula no solo por las cotas de calidad que ofrece, sino por la manera en que sus responsables han querido refrescar la saga pensando en un amplio espectro de jugadores.