'Quejío': despertador de conciencias 46 años después

Carlos Gil, Lilyane Drillon, Rafael Herrera y Javier Martínez, director del festival. /G. Sanz
Carlos Gil, Lilyane Drillon, Rafael Herrera y Javier Martínez, director del festival. / G. Sanz

Távora Teatro Abierto lleva hasta el LAVA el mismo espectáculo de flamenco-denuncia que se estrenó en 1972 a la sombra del franquismo

Luis Miguel de Pablos
LUIS MIGUEL DE PABLOSValladolid

Se estreno en 1972, y 46 años después no ha perdido vigencia ni esencia de lo que quiso ser: un despertador de conciencias. Entonces, bajo la lupa del franquismo, y ahora en una sociedad «cada vez más controlada y manipulada por las nuevas tecnologías», en palabras de Lilyane Drillon. La ayudante de dirección, y mano derecha de Salvador Távora, ha presentado un espectáculo que se mantiene fiel a aquella primera representación, sin más cambios que sus intérpretes. «La misma estructura, las letras, hasta la guitarra,...», ha comentado sobre un espectáculo que lleva hoy miércoles al LAVA (18:00 horas).

Drillon ha recordado como la obra esquivó durante un tiempo a la censura a través del paraguas que ofrecía el flamenco, concebido como un arte de «diversión social». «Pronto nos llegaron las primeras denuncias por el espíritu guerrillero contra la dictadura con la que fue concebida», ha asegurado, sobre un espectáculo que llegó a acumular 800 representaciones en solo tres años -se puso fin en septiembre de 1975-.

Hace un año, Távora Teatro Abierto, a través de La Cuadra, decidió recuperar la obra con la duda de si tenía vigencia y sentido su regreso a los teatros. «Y la respuesta nos la ha dado el público», ha apuntado Lilyane, quien ha señalado a la fractura social que existe hoy día, «donde la crisis, bajo mi punto de vista, aún no ha terminado».

Juan Martín, en una escena del espectáculo.
Juan Martín, en una escena del espectáculo.

«La crisis ha provocado más desigualdad por lo que tenemos que seguir actuando como despertado de conciencias porque la batalla sigue», ha subrayado.

Sobre el espectáculo, ha aclarado que aunque «el flamenco hoy es virtuosismo», 'Quejío' no pretende serlo, «quiere dar un sentido a las cosas que se hacen».

A pesar de los 46 años que han transcurrido, en el cartel se mantienen tanto el guitarrista Jaime Burgos como Juan Romero, bailador en el montaje de 1972 y ahora tocando la flauta.

Mientras, Rafael Herrera, productor de Távora Teatro Abierto, ha agradecido al Ayuntamiento y al Festival de Teatro y Artes de Calle de Valladolid (TAC) el recibimiento que se le ha dispensado a la compañía andaluza.

 

Fotos

Vídeos