Carlota Ferrer: «En el teatro contemporáneo hay que diferenciar entre hallazgo y la ocurrencia»

El dramaturgo José Sanchís Sinisterra y la directora de escena Carlota Ferrer, ayer en la calle Alonso Berruguete, junto al Calderón./Henar Sastre
El dramaturgo José Sanchís Sinisterra y la directora de escena Carlota Ferrer, ayer en la calle Alonso Berruguete, junto al Calderón. / Henar Sastre

La directora teatral alertó en las jornadas de creación escénica celebradas en el Calderón de que la precariedad está lastrando el futuro del talento joven

JESÚS BOMBÍNValladolid

El Salón de los Espejos del Teatro Calderón se convirtió ayer en foro de reflexión del mundo de la escena reuniendo a público, estudiantes y actores en las jornadas 'Pensamiento y creación escénica', organizadas por la Escuela Superior de Arte Dramático de Castilla y León (Esadcyl) y el coliseo municipal vallisoletano.

Codirectora artística del Corral de Comedias de Alcalá de Henares y directora de escena, Carlota Ferrer (El Escorial, 1977) participó en las jornadas con la idea de hacer valer la formación y la excelencia académica como garantía para evitar «los 'cualquiercosismos', el todo vale, es preciso que uno desarrolle una vía de investigación clara».

La autora de la versión de Lorca 'Esta no es la casa de Bernarda Alba' invitó a superar prejuicios al abordar el proceso creativo y a dejarse empapar por autores y textos abordándolos con una mirada renovada como fórmula para redescubrirlos. «El peligro de los clásicos no es la estatua, sino el pedestal donde los situamos; de la nueva mirada puede surgir algo que sorprenda o causar una experiencia estética», sostiene quien considera que en el teatro actual «hay que diferenciar el hallazgo de la ocurrencia». La directora madrileña se refirió al riesgo de llevar a escena creaciones que no pasan de ser una miscelánea de 'collages' de influencias variadas de autores.

Y habló también del optimismo que le depara contemplar propuestas arriesgadas y de cómo este se apaga ante el clima de precariedad en el que se desenvuelven. «Hay un talento joven, con ganas de hacer cosas, pero la precariedad marca hasta el punto de que muchas compañías trabajan sin cobrar, es muy difícil hacer giras y mantenerse».

Sobre el rol del teatro observa que contribuye a generar un cambio vital en la sociedad. «Por pequeño que sea, hace mejores a las personas, veo las caras de la gente cuando sale del teatro y las conversaciones que suscita y eso no lo aprecio a la salida de un cine», remachó.

Entre los profesionales del teatro echa en falta hablar sobre pensamiento e imaginación. «Hay pocos espacios donde se abordan estos temas, quizá porque no queremos adoctrinar o criticar lo que hacen otros, pero hay que hacerlo. De lo que más he aprendido en mi carrera es de las preguntas que se han hecho algunos profesores delante de mí y me han despertado la curiosidad». Por último, elogió la puesta en marcha del Máster en Enseñanzas Artísticas, un título de posgrado que oferta la ESADCYL este curso con la idea de conjugar la formación en artes, reflexión crítica y escena.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos