Artesa alerta de la situación «límite» de las compañías de teatro de Castilla y León

El nuevo presidente de Artesa, Tomás Martín Iglesias, de la Quimera de Plástico, en la presentación de una obra en 2013. /Henar Sastre
El nuevo presidente de Artesa, Tomás Martín Iglesias, de la Quimera de Plástico, en la presentación de una obra en 2013. / Henar Sastre

La nueva junta directiva de la asociación que integra a 16 colectivos escénicos reclama «más ayudas, complicidad y diálogo» a administraciones, público y programadores

JESÚS BOMBÍNVALLADOLID

La Asociación Artes Escénicas Asociadas de Castilla y León (Artesa) ha alertado de la «posible e inminente desaparición de buena parte de las compañías de teatro de la región» al estar viviendo una «situación límite».

En un comunicado difundido por este colectivo que integra a 16 compañías de teatro de la región, el nuevo equipo directivo presidido por Tomás Martín Iglesias, de La Quimera de Plástico, se señala que el peligro de desaparición es «inminente» debido a la falta de trabajo y la disminución drástica de las ayudas, «imprescindibles para el desarrollo de la actividad de nuestras empresas, lo que pone a la mayoría de ellas en situación de quiebra y al borde del cese de actividades».

Como ejemplo de la parálisis en la que se encuentran los grupos escénicos castellanos y leoneses Artesa apunta que de las 17 entidades asociadas que formaban parte del colectivo (una se ha dado de baja), cada una ha realizado en lo que va de año una función y media cada dos meses en el conjunto de redes y circuitos públicos.

Añaden además como causa de esta situación la disminución de ayudas públicas para la producción de nuevos espectáculos, formación y participación en festivales fuera de la comunidad y el extranjero. Así, alegan que se ha pasado de los 600.000 euros que recibían de la Junta de Castilla y León hace diez años a los 390.000 actuales. «Como resultado de todo esto nos encontramos con empresas que han perdido gran parte de su capacidad para crear empleo y el que se crea se caracteriza por su temporalidad y precariedad. «La emigración de nuestros actores y actrices a otras comunidades y la necesidad que tienen de trabajar a la vez en multitud de proyectos para poder subsistir es la tónica habitual», se apunta en el comunicado.

Ante la delicada situación por la que atraviesa el sector de las artes escénicas, desde la nueva junta directiva de Artesa se presenta una lista de peticiones con múltiples destinatarios: «A las administraciones públicas, generosidad y altura de miras; a los responsables y programadores de teatros y salas, complicidad y diálogo; al público, comprensión y apoyo a un teatro de y para Castilla y León; a la prensa, colaboración para difundir nuestras actividades y la gravedad de la situación actual; a los partidos políticos, responsabilidad y compromiso con la comunidad y su cultura, y a los compañeros de profesión, unidad».

Artesa está compuesta por las compañías de Valladolid Azar Teatro, Es Arte, La Quimera de Plástico, Pie Izquierdo, Teatro Corsario, Teatro Rayuela y Teloncillo; Ballet Contemporáneo, Morfeo Teatro, La Sonrisa y Bambalúa de Burgos; Cándido Producciones, de Zamora; Fabularia, de Ponferrada; Miguelillo y Musical Sport, de Salamanca, y Nao D'Amores, de Segovia.

 

Fotos

Vídeos