La Sierra de la Demanda, lugar de gigantes hebívoros y flora tropical

Imagen de un fósil de benetial, uno de lo hallazgos más abundantes de Salas de los Infantes. /El Norte
Imagen de un fósil de benetial, uno de lo hallazgos más abundantes de Salas de los Infantes. / El Norte

El Colectivo Arqueológico y Paleontológico de Salas de los Infantes completa el mapa vegetal de la Sierra de la Demanda de finales del Jurásico y principios del Cretácico

Adolfo Pérez vega
ADOLFO PÉREZ VEGAValladolid

Si a cualquier habitante de la Sierra de la Demanda le dijeran que por esos lares algún día hizo un calor infernal, no se lo creería. Sin embargo, así fue. Allá por el Jurásico Superior y comienzos del Cretácico, el clima subtropical reinaba por esa zona de Burgos y la fauna y la flora de la época era muy distinta, mucho más agresiva y gargantuesca, que la actual. Todos estos datos son los que ha ido recopilando el Colectivo Arqueológico y Paleontológico de Salas de los Infantes (CAS, por sus siglas), que intenta mapear al detalle la biodiversidad del lugar de hace cerca de 145 millones de años.

Actualmente, el CAS está desarrollando un, que se inició en 2008 financiado por la Junta durante dos campañas, cuyo objetivo es dibujar un paisaje de los dinosaurios hallados en la Sierra de la Demanda y, con más detalle, identificar y reconstruir las comunidades vegetales. Para este trabajo, el grupo salense se ha integrado en un equipo internacional formado por investigadores de las universidades de Vigo, Complutense de Madrid, Autónoma de México y Chuo University (Tokio, Japón).

«Tenemos mucho material que nos va a permitir tener más información del conjunto de la flora y fauna de la época» Fidel Torcida, arqueólogo

«Tenemos mucho material que nos va a permitir tener más información del conjunto de la flora y fauna de la época», explica Fidel Torcida, jefe del grupo arquológico de Salas de los Infantes. Especialmente en lo que respecta a la flora de la época, cuyo paisaje vegetal ya se ha completado, «el yacimiento más interesante es el de Terrazas (Burgos), dónde hay gran cantidad de polen y espóras» que aportan mucha información sobre el tipo de vegetación y cómo se extendió por la zona, según explicó el paleontólogo.

En lo que respecta a la fauna, en este caso dinosaurios, era muy diversa y el grupo de paleontólogos de Salas ha sido capaz de identificar a dos nuevas especies de saurópodos. En los extintos paisajes lacustres que ahora son la Sierra de la Demanda, donde también habría «un río en dirección a Soria con frecuentes crecidas», explica Fidel Torcida, se podían encontrar desde ciclópeos herbívoros, como el demandasaurus -una de las especies recientemente descubiertas- y el europatitan, hasta el carnívoro arcanosaurus -la otra novedad arquológica-, familiar lejano de los dragones de komodo, o el larachelus, ancestro de las tortugas.

Relevancia mundial

Los hallazgos de Sallas de los Infantes han sido objeto de exposición en dos prestigiosos encuentros paleontológicos. Por un lado, el 5º Congreso Paleontológico Internacional, celebrado en París del 9 al 13 de julio, en el que se presentaron hasta cuatro tipos diferentes de troncos de plantas benetitales, palmeras enanas ya extintas, procedentes de distintos lugares de la comarca serrana, que destacan por la magnífica conservación de vasos de savia, semillas o estructuras reproductoras. Una de las conclusiones más interesantes que aportan los investigadores es la semejanza de esos troncos con otros hallados en Europa, así como del noroeste de Norte América.

Por otro lado, en la 10ª Conferencia Europea sobre Paleobotánica y Palinología, celebrada en Dublín del 12 al 17 de agosto, se difundían por primera vez los restos fósiles procedentes del yacimiento de Terrazas, con impresiones de tallos y hojas, ámbar, granos de polen y esporas -21 tipos distintos, prueba de una alta diversidad ecológica-. El yacimiento data del tránsito del Jurásico al Cretácico, lo cual le da una importancia especial al ser uno de los pocos puntos de la península Ibérica con un conjunto de fósiles de este tipo. Con esta información, se va ampliando el conocimiento sobre los ecosistemas serranos de hace 145 millones de años, entre los que se incluyen también los antiguos lagos por donde los dinosaurios dejaron las huellas de la zona de Lara.

 

Fotos

Vídeos