Setenta grabados de Durero ilustran en la sala de la Pasión los vínculos entre España y Alemania en el siglo XVI