Philippe Lesage clausura la Seminci entre pateos

Los premiados, sobre el escenario del Teatro Calderón de Valladolid. / A. Mingueza

El Festival mejora notablemente su poder de convocatoria de premiados entre asistencias y videoconferencias

Samuel Regueira
SAMUEL REGUEIRAValladolid

Si recuerdan cuando sosteníamos que el fallo del Jurado había dejado un tímido poso entre el desconcierto y la indiferencia, mientras algunos se rascaban con insistencia la cabeza, esforzándose por recordar de qué iba la multipremiada película, la gala de clausura fue mucho más cristalina. Pateos del público a cada premio que recogía Philippe Lesage por su 'Genèse', incluido al mejor actor, Théodor Pellerin, que en videoconferencia agradecía al mismo público que, sin él advertirlo, pateaba, más que por su trabajo, por un veredicto que no compartían.

El Festival, con todo puede estar agradecido. Las marcadas ausencias de otros años, suplidas por el representante de la distribuidora de turno (que no pierde la ocasión de recordar la fecha de estreno de su filme y pedir que se vaya al cine a quien ya lo ha visto); se han reducido notablemente, bien por un poder de convocatoria que ha conseguido atraer no solo a los obvios talentos locales y nacionales (desde el ganador de Castilla y León en Corto, Fran Parra; al galardonado con el premio'La Noche del Corto Español',Carlos Villafaina; el único premiado que se equivocó en la última sílaba al pronunciar 'Seminci'), también a un nutrido grupo de premiados internacionales; desde Malene Choi a A. B.Shawky, pasando por Pârvu o Maxim Pozdorovkiny, en la Sección Oficia, Milko Lazarov o el propio Lesage.

La gala presentada por Eva Marciel y Yolanda Flores comenzó inmejorablemente bien escrita, reivindicando «un cine de autor de compromiso visual y narrativo» y agradeciendo a cada espectador ser parte de «la mitad indisoluble del hecho de contar una historia», a través de una Semana de Cine donde se ha vivido la «oportunidad de hablar en un solo idioma con personas de todo el mundo».

Los abanicos rojos salieron a pasear también durante esta gala en petición de más mujeres ocupando puestos de responsabilidad de la industria:«La sociedad no puede perderse nuestros matices», declaró la productora y directora de fotografía Pilar Sánchez Díaz al recoger el premio de 'Carmen y Lola'. Otro de los discursos más reivindicativos, si bien por vías totalmente diferentes, vino de la mano del vencedor de DOC.España, Hernán Zin, que articuló un discurso a favor de los reporteros de guerra (protagonistas en su trabajo 'Morir para contar'): «Frente al populismo, la información de calidad es nuestra mejor arma».

El resto de agradecimientos, sin dejar de salirse de lo habitual, desfilaron dentro de lo corriente en una gala que, como balance final, deslució por errores técnicos varios, en las erratas de títulos de filmes y premios, en un vídeo de Til Schweiger que se proyectó sin sonido o en algunos traspiés por parte de los esforzados traductores, que no lograban coordinarse debidamente con las pausas de los largos discursos de las personas premiadas. Que sirva de lección para el próximo año. Y hasta la 64ª Seminci.

Más información

Temas

Seminci
 

Fotos

Vídeos