'The Guilty', de Gustav Möller, y 'Jaulas', de Nicolás Pacheco, dos óperas primas en la cuarta jornada de la Seminci

'The Guilty' y Nicolás Pacheco, 'Jaulas',

Ambas cintas optarán al Premio Pilar Miró

V. M. NIÑOVALLADOLID

'The Guilty' y 'Jaulas' son dos óperas primas de muy distinta factura y procedencia que optarán al Premio Pilar Miró y que compartieron mañana en el Calderón.

La película danesa 'The guilty' heló la sangre a los madrugadores. Un policía del servicio de emergencias, Asger, recibe una llamada de una mujer que parece secuestrada. A partir de ahí, el rostro del actor Jakob Cedergren cuenta la mitad de la historia, la otra mitad son las conversaciones telefónicas. Con esos dos elementos el espectador construye el filme en su cabeza y no hay respiro en 85 minutos.

Gustav Möller (Gotemburgo, 1988) se estrena en los largos con este 'thiller' psicológico movido por el latido de la culpa, tanto del policía como de la mujer, Iben, bordea el maltrato físico y psicológico, la enfemerdad mental y los prejuicios sociales y burocráticos sobre quien tiene antecedentes delictivos. Y sobre todo juega con el espectador al que le coloca en el asiento del policía, con el es fácil dejarse llevar por el corazón, empatizar con quien previamente hemos etiquetado como víctima sin demasiadas consideraciones y surpimir cualquier alterta de la razón. Película excepcional por su capacidad de subir al público en una montaña rusa de emociones con los mínimos elementos de dos teléfonos, dos pantallas de ordenador y un actor.

En las antípocas de esa economía de medios se sitúa 'Jaulas', del sevillano Nicolás Pacheco, que debuta con una historia de mercheros en un suburbio sevillano. Concha y su hija Adela protagonizan esta cinta que, según su director, rinde un homenaje al matriarcado andaluz. Ambas intentan escapar de su sino con una pequeña fortuna que, como todo en su fatal sino, les durará poco. Llena de acciones secundarias, de personajes que demuestran distintos tipos de 'enjaulamientos', de situaciones al borde del esperpento y la tragedia, el exceso es principal handicup. Hasta la música pesa demasiado sobre unas imágenes que retratan un sórdido y colorista sur. Tras mil aventuras, amenazas, peleas, Pacheco deja un resquicio de luz para que Adela pueda ser libre a diferencia del resto de mujeres de su familia.

Y el veterano Pablo Trapero presentó 'La quietud', otra película de mujeres reunidas en una espectacular hacienda, la que da nombre a la cinta. Reencuentro de dos hermanas que sin ser gemelas lo parecen con una dominadora madre que acaba por ceder a sus peticiones y contarles la parte más oscuro de la historia familiar, la que explica esa finca en la que se encuentran. Tampoco Trapero se decanta por el humor o la seriedad que exige el fondo de lo que propone con respecto a la historia de su país.

Temas

Seminci

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos