Matt Dillon da el pistoletazo de salida a la Seminci

El actor Matt Dillon, en Valladolid. / Gabriel Villamil

El actor lamenta que la gente tenga «miedo a ser honesta» para evitar resultar ofensiva

EL NORTEValladolid

El actor estadounidense Matt Dillon ya está en la capital vallisoletana para recibir la Espiga de Honor de la 63 Semana Internacional de Cine como reconocimiento a una extensa carrera que atesora títulos tan destacados como 'Rebeldes', 'La ley de la calle', 'Drugstore Cowboy', 'Todo por un sueño', 'Beautiful Girls', 'Algo pasa con Mery o Crash'. A lo largo de casi cuatro décadas, Matt Dillon ha pasado de ídolo adolescente a actor fetiche del cine independiente, además de demostrar su gran talento y versatilidad como actor en thrillers, dramas y comedias.

El actor estadounidense ha lamentado en su visita a Valladolid que la gente tenga «miedo a ser honesta» para evitar resultar ofensiva. «Las generaciones son fronteras artificiales pero es cierto que reina la hipersensibilidad entre los más jóvenes y nunca sabes cuándo vas a resultar ofensivo para alguien», ha afirmado Dillon, en declaraciones recogidas por Europa Press, este sábado durante un encuentro con la prensa en el Museo Patio Herreriano.

En este sentido, ha explicado que impera en la sociedad una especie de «censura privada» y, por otro lado, ha señalado que «aunque las nuevas generaciones tienen más información en sus manos, también atesoran menos experiencia», por eso se muestran «más naíf» (ingenuos).

Precisamente, esa experiencia adquirida a lo largo de su carrera es la que más le ha ayudado a sacar adelante sus proyectos más temerarios. Una única vez al frente de la dirección del largometraje 'La ciudad de los fantasmas' le ha bastado a Dillon para asegurar que le ha «encantado» el experimento y que «no será la última vez», pues ya prepara un documental sobre el músico cubano Francisco Fellove.

El director del festival, Javier Angulo, quien ha acompañado a Dillon durante la rueda de prensa, ha descrito al actor como «el mayor representante del cine independiente norteamericano». Un título con el que el actor americano se siente cómodo, aunque no acabe de identificarle del todo, pues ha reconocido que no se considera un «populista», que apuesta por la «calidad» y que el «éxito en taquilla no es su único objetivo».

Sin embargo, también ha recordado que «todo el mundo tiene que ganarse la vida» y que es «arriesgado» ser actor. «Hay trabajos que dan miedo, vergüenza o que tocan el ego» pero esa osadía suele dar lugar a un «sentimiento de recompensa», ha admitido.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos