Villeneuve, el amante de los retos

El cineasta canadiense Denis Villeneuve./
El cineasta canadiense Denis Villeneuve.

El director está nominado al Oscar por su trabajo en 'Arrival'

EDUARDO R. PANEQUE

Con estatuilla o sin ella, el canadiense Denis Villeneuve (Trois-Rivières, Québec, 1967) ya ha conseguido convertirse en el director más mediático del año. Mientras sigue paseando por las alfombras rojas de medio mundo su particular visión del aterrizaje extraterrestre (Arrival), ya tiene la vista puesta en el que será, a buen seguro, el acontecimiento cinéfilo de la temporada: Blade Runner 2049.

Paradójicamente, Villeneuve lleva más de una década trazando una huida de lo previsible a través de personajes que siempre buscan algo. Este incierto viaje lo recorrieron la joven Bibi (Marie-Josée Croze) en Maelström (2000), su primer largometraje con proyección internacional; la Jeanne (Mélissa Désormeaux-Poulin) de Incendios quien trata de obtener respuestas existenciales en el Líbano; o, mucho más evidentemente, Adam (Jake Gyllenhall) confuso en Enemy, no en vano se trata de una libre adaptación de El hombre duplicado de José Saramago. Historias a medio camino entre la sorpresa y la confusión en las que al espectador le resulta difícil prever el rumbo de los acontecimientos.

Con la mencionada Incendios llegó a la recta final de los Premios Oscar en el año 2011. Fue en el apartado de Mejor película de habla no inglesa, galardón que se acabaría llevando la danesa En un mundo mejor.

Sus más populares, Prisioneros (2013) y Sicario (2015), también obtuvieron varias nominaciones en las categorías técnico-artísticas, con especial mención a su fiel director de fotografía, Roger Deakins, presente en ambas y con el que aunque está ausente en la actual Arrival- repite en la inminente Blade Runner 2049.

Como lo hará también el compositor Jóhann Jóhannson, otro de sus habituales. Resulta meritoria la capacidad de éste último para construir atmósferas hipnóticas al lado de un director, Villeneuve, que presume de concebir sus películas sin ningún tipo de acorde musical. Y con todo, en Arrival, Jóhannson consigue poetizar la visita alienígena a nuestra civilización. Y sin que suene Radiohead, el denominador común de sus anteriores cintas y del que el canadiense es un fan declarado.

En Arrival lo tenso y sombrío de sus thriller deja paso a lo axfisiante e incierto cubriendo, con esa llegada, una de aquellas partes inconclusas de su cinta favorita, 2001: Una odisea del espacio. Una aproximación extraterrestre en cuyo mérito se debe incluir a Eric Heisserer y Ted Chiang, nominados al Oscar en la categoría de Mejor guion.

Visto el permanente duelo entre lo evasivo y lo existencial que se bate en las películas de Denis Villeneuve hubiera resultado difícil encontrar un rival que le apartase de la dirección de la nueva Blade Runner. Como también lo sería a la hora de suceder a Jodorowski o David Lynch en ese desafío llamado Dune. Quizá el Oscar no lleve su nombre pero al 2017 cinéfilo ya se lo han acuñado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos