'Palabras y palabros': estar en el banco de la paciencia