Ticketmaster sustituirá en 2019 su portal de reventa de entradas en España

Público asistente a un concierto. /Jesús Andrade
Público asistente a un concierto. / Jesús Andrade

«Sabemos que estáis cansados de ver como otras personas compran entradas solo para venderlas y obtener un beneficio económico», justifica la empresa

Daniel Roldán
DANIEL ROLDÁNMadrid

«Hemos oído vuestras peticiones y os hemos escuchado: las webs del mercado secundario no os convencen». Con esta frase, el gigante de la venta de entradas 'on line' Ticketmaster anunciaba el cierre de Seatwave, su web para el mercado secundario, o lo que es lo mismo, para la reventa de entradas. «Sabemos que estáis cansados de ver cómo otras personas compran entradas solo para venderlas y obtener un beneficio económico», indicó la empresa, que estaba recibiendo muchas quejas de los usuarios por lo rápido que desaparecían los tickets en su web para cualquier concierto -sobre todo los de grandes artistas- y aparecían, de repente, en webs del mercado secundario como Seatwave u otras similares donde pueden triplicarse el precio de los boletos.

Ticketmaster sustituirá esta web por otra plataforma «de intercambio para los fans», donde podrán vender las entradas al precio que la adquirieron o por una cantidad inferior. Por el momento, esta nueva web no estará lista hasta principios de año. Durante estos meses, Seatwave desaparecerá de forma paulatina de los países en los que está operando. Por ejemplo, dejará de funcionar en octubre en el Reino Unido y posteriormente lo hará en España. Además, desde ayer ya no admite nuevos usuarios.

Con esta decisión, Ticketmaster se adelanta a lo que puedan legislar en el futuro países como España o en el seno de la Unión Europea. A principios de año, el exministro de Cultura, Íñigo Méndez de Vigo, criticó la rapidez con que se habían vendido las entradas para los dos conciertos que U2 dará el próximo mes en Madrid y los precios desorbitados que había en la reventa. Además, pidió a su colega de Interior, Juan Ignacio Zoido, que abriera una investigación sobre las posibilidad de que haya redes especializadas en estas prácticas.

A pesar de que es ser muy criticado el aumento de precio en la reventa en internet, no es ilegal porque hay un vacío. El Reglamento General de Policía de Espectáculos Públicos y Actividades Recreativas de 1982 establece la prohibición del intercambio físico, el que se ha visto en alguna ocasión en los aledaños de una plaza de toros o un campo de fútbol. En cambio, si una persona quiere revender y tiene la autorización del promotor con un precio claro, no hay objeción. Un ejemplo sería los vendedores de lotería para el sorteo de Navidad con su correspondiente recargo.

Sin embargo, la popularización de internet como ventana de adquisición de entradas -hasta el 90%, según la Asociación Nacional de Ticketing- ha provocado que esta normativa se quede obsoleta. Algunas comunidades ya han legislado sobre la materia, pero los promotores reclaman una ley estatal que aclare el panorama.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos