El rock de las dos décadas

Fito, sobre el escenario de la Feria de Muestras de Valladolid/
Fito, sobre el escenario de la Feria de Muestras de Valladolid

Fito se da un baño de masas en la Feria de Valladolid para celebrar su vigésimo aniversario

ROBERTO TERNEValladolid

Las celebraciones, siempre con amigos. Y anoche Fito Cabrales se vino a Valladolid con 8.500 amigos en 'platea' y otros cuantos más sobre el escenario y 'backstage'. La ocasión lo merecía. No se cumplen 20 años todos los días; y si además puedes permitirte celebrarlo siendo un ídolo de masas, para qué queremos más.

Calentando el escenario de Fito estuvo antes Muchachito Bombo Inferno, quien demostró su potencial para captar la atención de miles de personas pese a su estatus de hombre orquesta.

Fito Cabrales salió al escenario precedido de un significativo vídeo de aniversario repleto de referencias propias de una auténtica road movie de rock and roll. Tras el prólogo, llegó la salida de Fito él solito marcándose los acordes de 'Siempre estoy soñando'. Y es que no se pudo arrancar con temas más emblemáticos como 'Un buen castigo' o 'Por la boca vive el pez'. Precisamente con 'Un buen castigo' es con la canción en la que el guitarrista Miguel Campillo comenzó a hacer gala de su prestigio a modo de 'slide' . Mención especial también en estos primeros momentos de la noche con «una canción que nunca puedo quitar de la lista en los conciertos». Se refería Fito a 'Me equivocaría otra vez', quizás la canción con la que caló hondo por primera vez en las heridas del corazón del público mayoritario.

Al grito de 'Buenas noches Pingüinos', Fito declaró la cita como fiesta universal del rock y así sonó la siempre celebrada versión del tema de Los Secretos 'Quiero beber hasta perder el control'. Purito rock and roll.

Muy aplaudidos

Sin duda alguna, la parte de las estrellas invitadas fue una de las más aplaudidas y también destacables a nivel creativo. Muchachito Bombo Inferno volvió al escenario para marcarse un trio de saxo y dos acústicas en 'Yo no soy Bo Diddley'… velocidad rozando el skiffle y las raíces del rock. Fetén Fetén y 'Cifu' dieron el toque nórdico y de la remota Europa al corazón de rock and roll de Fito. Los primeros se marcaron con la estrella de la noche 'Me quedo aquí' incorporándose la voz de Celtas Cortos en 'Whiskie barato'. Fue toda una fiesta al más puro estilo The Pogues. Sin duda alguna el 'toque' creativo y emotivo de la noche.

Al cierre de edición, Fito y su público tocaban el cielo con un tramo final repleto de ases como 'La casa por el tejado' o 'Antes de que cuente diez'… canciones que devolvieron al rock español la empatía de la sinceridad desde influencias de lo que en su día se llamó 'Stadium rock'. La fórmula sigue funcionando veinte años después.

 

Fotos

Vídeos