Mejor con unos vaqueros que con traje de etiqueta

Miguel Ríos, en plena actuación en el Pisuerga. /Ricardo Otazo
Miguel Ríos, en plena actuación en el Pisuerga. / Ricardo Otazo

Miguel Ríos reaparece en Valladolid pletórico de voz pero en un prescindible formato sinfónico

ROBERTO TERNEValladolid

En su momento, Miguel Ríos manifestó que se escaparía ocasionalmente de su jubilación solo en casos de excepción. Y obviamente es excepcional volver a los escenarios acompañado por una orquesta sinfónica, además de por un grupo de rock. Por desgracia, las expectativas no han estado a la altura de la respuesta de convocatoria; y en lo relacionado a lo artístico, no todas las canciones de Miguel Ríos quedan bien vestidas de etiqueta. Algunas sí... especialmente las procedentes de su época de los 60 y 70... al fin y al cabo, el granadino fue el primer rockero español que cantó con una Orquesta Sinfónica de la mano del recordado Waldo de los Ríos.

Pero sin embargo, el tono general de Miguel Ríos es el rock and roll... nunca fue un cantante melódico y eso es precisamente lo que se respeta de su tesón y longevidad. Por tanto, no hubiera ocurrido nada si el retorno 'excepcional' de Miguel Ríos hubiera tenido de excepcional simplemente su regreso... sin más banda que una de rock and roll.

Pero lo de anoche fue otra cosa. Fue un 'Symphonic Ríos' que manifestó a un Miguel Ríos pletórico en conexión y en voz. Francamente a sus 74 años, sigue siendo una de las mejores voces de nuestro rock. En contraste, la memoria le jugó alguna mala pasada en 'No estás sola' y en un tema 'rescatado' del olvido como fue 'Boabdil El Chico'. Pero en cualquier caso, frente a problemas escénicos, tablas. Y de esto último Mike Ríos va sobrado, lógicamente.

Hubo momentos interesantes de coherencia entre banda y orquesta. Especialmente en los arreglos de 'Antinuclear', en el 'Himno a la Alegría' del final de concierto y en el aplaudido 'Sueño Espacial'. En cambio, en canciones como el clásico 'Bienvenidos', con un simple acompañamiento de vientos habría bastado. Igualmente ocurría con 'Santa Lucía' o con el rescatado 'En La Frontera'. La pureza de estas canciones, la calidad vocal de Miguel Ríos y la buena forma de la banda no requieren mucho más acompañamiento.

A destacar, por supuesto, lo intacto que también mantiene Miguel Ríos su conocido mensaje social. En este sentido, dirigió su crítica a algunas actuales políticas de inmigración de Europa con 'En La Frontera'. Y, lógicamente, no interpretó 'Antinuclear' sin pararse en la ecología. Como se puede ver, la voz, actitud, mensaje y empatía intactas. Contenidos necesarios para que en el próximo retorno, Miguel Ríos venga simplemente vestido de cuero negro .

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos