La estela de Bunbury alumbra Valladolid

Enrique Bunbury, en un momento de su interpretación./Ricardo Otazo
Enrique Bunbury, en un momento de su interpretación. / Ricardo Otazo

El artista repasó su trayectoria ante un público contenido en la primera jornada de Conexión Valladolid

ROBERTO TERNE

De una manera contenida en cuanto a público pero positiva en cuanto a producción es como se saldó anoche al pistoletazo de salida del festival Conexión Valladolid. El nuevo encuentro musical vallisoletano logró reunir a una cantidad aproximada de 4.000 personas según información de la organización. Fuentes no oficiales estiman un máximo de 3.000 personas. En cualquier caso, el grueso de público no llegó hasta últimas horas de la tarde, hecho que afectó principalmente a los grupos que abrieron el festival. Siloé tuvo la dura labor de abrir a las cinco y media, seguido por Jimmy Barnatán y por Vinila Von Bismark. Fue ya con la subida al escenario de Inmaculate Fools cuando la jornada comenzó a tomar forma de festival gracias a la presencia de unas mil personas. A pesar de que no había masificación, bastante público de Bunbury se perdió los primeros temas de la actuación del zaragozano debido a la poca fluidez en la cola de pulseras.

En cualquier caso, fueron Inmaculate Fools, Bunbury y LA M.O.D.A las estrellas de una primera noche cargada de himnos de los 80 en el caso de los británicos y de varietés estilísticas en el caso de Bunbury. LA M.O.D.A salían al escena al cierre de esta edición. Sin duda alguna, Inmaculate Fools sellaron el toque 'british' de la noche con un Kevin Weaterill impoluto en cuanto a imagen de banda y color de voz. De su último trabajo 'Keep the blade shap' interpretaron 'Hands' y 'So sad'. Aunque evidentemente fue con 'Hearts of fortune' , 'Wish you were here' y con 'Inmaculate Fools' cuando la noche definitivamente se soltó.

Arriba, Inmaculate Fulls, durante el concierto. En las otras dos imágenes, público asistente al Conexión Valladolid. / Ricardo Otazo

'La ceremonia de la confusión' fue el pistoletazo de salida de Bunbury al escenario. Afortunadamente, el repertorio del vocalista de Héroes del Silencio poco tiene que ver con los estribillos 'festivaleros' habituales en estos menesteres. Y sí mucho con el verso libre del rock español. Presencia de percusión y de saxo como nota innovadora respecto a anteriores giras, algo que se notó en caprichos de jazz que se colaron en 'Maldito Duende' y en momentos exóticos de bongos en 'Infinito'.

El concierto estuvo a la altura de sus 'expectativas' dentro de una gira en la que hace más concesiones a los deseos del público que antaño. De Héroes cayeron 'Mar adentro' y un denso 'Héroe de leyenda'. De su ya dilatada época en solitario destacaron 'Que tengas suertecita´ y 'Despierta'.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos