Luz Casal: «En España nos olvidamos bastante rápido de los grandes autores»

Luz Casal, en el concierto ofrecido en mayo en Salamanca. /Víctor Antoraz
Luz Casal, en el concierto ofrecido en mayo en Salamanca. / Víctor Antoraz

La cantante gallega presenta este sábado su último trabajo, 'Que corra el aire', en el Centro Cultural Miguel Delibes

ROBERTO TERNEValladolid

Luz vuelve y lo hace con uno de sus discos más luminosos, en cuanto a tono, y puros en cuanto a producción. 'Que corra el aire' nos muestra a una Luz Casal positiva respecto a mensajes, a la vez que nos expone una serie de temas repletos de dinámica y también de sensibilidad. La veterana cantante gallega se ha dejado producir por el hombre que mueve los hilos de una nueva generación de artistas consolidados. Nos referimos a Ricky Falkner… el hombre de Love of Lesbian, Quique González y Sidonie, entre otros muchos. Luz vuelve a un rock de corazón clásico sin hacerle ascos tampoco ni a sus sensibles medios tiempos ni tampoco a su puerta abierta al bolero. Sin duda alguna es uno de sus mejores discos; y ella lo sabe. Este sábado (21:00 horas) su gira llega al Centro Cultural Miguel Delibes.

¿Tenía claro que la iba a salir un disco tan redondo como éste?

–En este disco ha habido un 'plus' que no ha habido en otros discos míos anteriores. Prefiero compartir con la gente otras cosas que no sean las negativas o las que bajen el ánimo. He querido adjetivizar y malear las circunstancias de tal manera que resulte un mensaje global positivo, aunque también haya cierta ambigüedad en algunas canciones.

¿Cuánto ha tenido que ver la figura de Ricky Falkner en estos resultados?

–Puedo decirte que todo con él ha sido como muy rápido, fácil e intenso. Además había muchas canciones que llevaban siendo trabajadas varios años. Creo que había buen material… y por supuesto, ha ayudado la labor de Ricky Falkner y la actitud de los músicos. Todo ha sido muy especial.

'Que corra el aire' es un título también un poco ambiguo. Ofrece oxígeno pero también impone terreno…

–Sí, es cierto… pero el verdadero sentido es el de renovar el aire, el limpiar ideas y el seguir adelante. Además, tanto la portada como algunas canciones representan también esas ideas… En 'Morna', por ejemplo, hablo de la nostalgia pero pidiendo también una renovación. Ocurre algo parecido en 'Tanto ruido'. Me gusta ofrecer títulos que engloben un espectro muy amplio de significados.

Vuelve al bolero en un tema como es 'Quise olvidarte'… ¿Le gusta ir y venir con frecuencia a este género?

–Bueno, no deja de ser un referente en mi cultura como en la de mucha gente. La primera aproximación al bolero en mi carrera fue con 'Piensa en mí'; y después con el disco 'La Pasión', que salió en un momento en el que yo estaba rebajada físicamente. Por mi timbre y por mi manera de cantar un poco arrastrada, parece que sí encajo en el bolero. Aunque no es mi intención, podría estar toda la vida cantando esta música. Pero lo cierto es que necesito tener esa sensación de estar siempre creciendo y arriesgándome

¿Es de las que piensa que es importante cambiar de piel artística a pesar de estar establecida y consolidada en la escena?

–Totalmente. Para mí, cambiar es una manera de sentirse viva. Siempre lo comparo con la manera de vestir. Yo nunca me visto igual todos los días. Y en este disco ha ocurrido con 'La Morna', por ejemplo… que es una canción que ahora mismo agradece todo el mundo, poniéndose de pie en los teatros donde toco. Creo que cambiar es bueno para todos.

Versiona 'Amores' de Mari Trini. ¿Piensa que la industria musical está en deuda con esta artista y compositora?

–Es una canción suya que quería cantar desde antes de que ella falleciera, pero por diversas circunstancias no llegué a tiempo. En este momento me parecía cercano y adecuado a mi carácter interpretativo el cerrar el disco con esta versión. A Mari Trini habría que reivindicarla más… hay autores como ella y como Cecilia que parece que no existen. Por eso me hace ilusión, cuando voy a algunos países como Francia, el ver que nuevas y viejas generaciones reivindican a artistas mayores como Charles Aznavour, por ejemplo. Aquí, en cambio, nos olvidamos bastante rápido de la gente.

¿Qué ocurre con Luz y el público asiático o el público francés que hace que mantengan esa leal y regular relación con el paso de los tiempos?

–No sé… Llevo desde el año 91 haciendo conciertos considerables en Francia. Igual ocurre en Japón… No sé qué decirte, porque hago allí lo mismo que aquí… No hay secreto. Quizás sea eso… vete a saber (risas)

¿En serio ha dicho que pretende estar de gira toda la vida? ¿Tendrá su público ese privilegio?

–Estar en gira es poner en evidencia lo que te ha costado muchos años de vida y de desarrollo en la música y en el aprendizaje. Y por tanto, resulta adictivo. No sé qué puede depararme la vida y qué podré ofrecer a la gente en el futuro. Pero mientras haya gente –mucha o poca– con ganas de verme yo seguiré actuando en directo.

El concierto de Luz Casal tendrá lugar este sábado, 16 de junio, a partir de las 21 horas con entradas desde 28 euros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos