Carlos Soto: «Las músicas de fronteras siempre nos han enriquecido en lo artístico»

Carlos Soto: «Las músicas de fronteras siempre nos han enriquecido en lo artístico»

El exflautista de Celtas Cortos lanza el segundo trabajo con su formación Castijazz

ROBERTO TERNEValladolid

Tras dejar Celtas Cortos en 2004, Carlos Soto lleva quince años inmerso en proyectos artísticos que recorren la creación musical, la grabación profesional, la dirección y la docencia. Awen Magic Land, María Desbordes y Castijazz son las tres agrupaciones a las que el flautista pucelano lleva tres lustros dedicando su tiempo, su talento y su eterna empatía. Este año 2019, Carlos Soto lo ha comenzado lanzando el segundo disco de su agrupación de folk. 'Tierra de nadie' es el título del nuevo trabajo de Castijazz Carlos Soto Folk Quintet. Lanzado con una gran ayuda del micromecenazgo, el disco recorre esa música tradicional de nuestra península por la que pasaron ecos moriscos, sefardíes y judíos. Todo ello interpretado con un tono mayoritariamente alegre además de cultivado al que no le falta la vuelta de tuerca intercontinental que solo un músico inquieto y curtido como Carlos Soto sabe hacer. La próxima parada de Castijazz tendrá lugar el próximo 22 de marzo dentro del ciclo 'Los conciertos de la estufa' de la localidad vallisoletana de Arrabal de Portillo. María Desbordes (voz, whistle y percusiones), Carlos Martín Aires (guitarras, bouzouki y voz), César Díez (contrabajo), Adal Pumarabín (batería étnica) y Rubén Villadangos (piano) acompañan a Carlos Soto en este viaje sonoro.

–¿'Tierra de nadie' es debido a que no le gusta etiquetarse o porque el anonimato nos hace más libres?

–Hay un doble sentido. Mis compañeros de Folk Quintet y yo nos sentimos un poco en tierra de nadie. No soy músico folk, ni tampoco jazz… hay muchas corrientes que me gustan, pero no me siento un especialista en nada. Por otra parte, bebemos de muchas fuentes y hacemos alusión a esa música de fronteras en la que se cruzan distintas civilizaciones. En este disco hay alusiones a esas músicas de sefardíes y moriscos que se extendían desde Asturias hasta Al Andalus, son músicas de tierra de nadie que siempre nos han enriquecido.

Nuevo disco de Castijazz

Título
'Tierra de nadie'.
venta
Se puede comprar en Caléndula, Matida y en Morgan. También escribiendo a castijazz@yahoo.es

–Ciertamente le ha salido un disco muy abierto en lo musical que dista del folk puro y añejo de nuestros mayores, afortunadamente…

–Bueno, he añadido un sentido festivo al disco, que era algo que me apetecía. Con la música folk a veces nos ponemos muy serios y muy en plan de dar charlas. Creo que también es importante divertirse.

–¿Les ha sido fácil naturalizar el sonido de tantos puentes sonoros?

–Para mí es fácil dar algo de unidad porque no parto de ninguna premisa. Lo que hago es dar mi visión y ofrecer una actuación libre de mi inspiración. Y en esa onda incluye partir de lo sefardí e irme luego a un ritmo latinoamericano. Este disco no supone un estudio serio de música de fusión.

–Es interesante la vuelta de tuerca a lo cubano que ha dado al tradicional 'Palmira'. ¿Cómo se le ocurrió la idea?

–'Palmira' tiene una lectura moralista a la que yo desde pequeño veía de otra manera. Donde los demás veían a una mala mujer que se vendía y que te robaba, yo veía a una mulata que lo que te robaba era el corazón. A modo de broma, decidimos darle un toque cubano que al final ha llegado hasta el disco.

–En este trabajo ha vuelto a encontrarse en el estudio con Jesús Cifuentes, quien canta y hace la letra de 'Espíritu libre'. ¿Qué vibraciones han sentido en este reencuentro?

–Para mí ha sido muy bonito, claro. El primer aviso de esta colaboración fue al inaugurar la calle en Valladolid con nuestro nombre el pasado año. Le comenté que tenía una canción sin letra y que sí podía hacer algo. Su respuesta fue positiva y me dio una satisfacción enorme. Es que Jesús y yo nos conocimos haciendo esta música y ha sido como volver a las raíces. La letra que ha hecho Jesús en 'Espíritu libre' tiene además un doble sentido que esperemos que la gente descubra.

–'Tierra de nadie' ha salido gracias al apoyo de una campaña de micromecenazgo colectivo. ¿Se esperaban este respaldo de sus amigos y seguidores?

–Ha sido fabuloso, la verdad. Una campaña de 'crowdfunding' tiene su riesgo porque no sabes bien si tus amigos van a apoyarte con una aportación, pero al final así ha sido. Lo más bonito de todo es cuando hemos entregado el disco a nuestros amigos mecenas, que luego nos han respondido dándonos su opinión, las gracias y todas esas cosas. En fin… ha sido todo un gesto de cariño.

–Tras llenar la sala Concha Velasco del LAVA el pasado mes de diciembre, ¿habrá próximas presentaciones de 'Tierra de nadie'?

–Tenemos varias cosas. La más cercana es la presentación del disco en 'Los conciertos de la estufa' el próximo 22 de marzo en Arrabal de Portillo. El 16 de febrero iremos a tocar al Museo Etnográfico de Castilla y León en Zamora. También acudiremos al festival Folk Segovia, a Montemayor… Tenemos varias presentaciones a la vista.

 

Fotos

Vídeos