‘A todo color’ suma música, poesía y pintura en un concierto familiar en el Miguel Delibes

Ana Hernández, junto a la OSCyL. /
Ana Hernández, junto a la OSCyL.

La cita es el viernes a las 18:30 en la sala sinfónica

VICTORIA M. NIÑO

La relación de la palabra con la música y los colores es la trama de A todo color, un espectáculo familiar. La Orquesta Sinfónica de Castilla y León, dirigida por Mihnea Ignat, y Ana Hernández como narradora sumergen a los más pequeños en la experiencia de imaginar el sonido que atribuimos a un color, ligado con poemas.

Versos de Gloria Fuertes o Tirso de Molina se engastan en la música sinfónica de Ginastera, Anderson, Strauss o Grieg, entre otros. «Queremos que los niños imaginen, inventen, y el hilo conductor son los colores», explica Ana Hernández. Suben el telón dos pintores de brocha gorda, que salen dispuestos a lijar el escenario. Bajo el mono de trabajo, hay dos percusionistas que interpretarán una obra de Leroy Anderson para lija y orquesta.

El blanco, la mente comienza en blanco, dará paso a los demás colores. «Relacionamos referencias visuales con estados de ánimo y músicas. Por ejemplo el azul lleva aparejada la idea del agua y el viento, el amarillo la tierra y el sol, el rojo, la pasión y España, el verde, la naturaleza. Me planteé de qué colores veo la música, pero no como algo sinestésico o científico, sino intuitivo». Concebido como concierto para niños a partir de seis años, «es muy participativo, siempre tienen algo que hacer. Cuando suena El Danubio azul, marcan el ritmo, con la Danza árabe de Grieg, hay una pequeña coreografía de manos, en la Tarara de Albéniz, cantamos». Esta semana lo han estado haciendo en sesiones para 1.200 niños en conciertos escolares. Estrenado en Colombia el pasado abril con la Orquesta Nacional de allí, se estrena ahora en España.

 

Fotos

Vídeos