Un volcán de rock hispano arrasa en Músicos en la Naturaleza

Concierto de Maná en Músicos en la Naturaleza./Gabriel Villamil
Concierto de Maná en Músicos en la Naturaleza. / Gabriel Villamil

Maná, Coque Malla y Tequila protagonizaron anoche la la Edición XIII del festival

ROBERTO TERNE
ROBERTO TERNEValladolid

El rock en castellano fue la noche del sábado la estrella y el exclusivo protagonista de la última edición de Músicos en la Naturaleza. La sierra de Ávila desde Hoyos del Espino recibió a más de 10.000 personas (10.390 dato oficial) para celebrar una larga jornada de rock mexicano, argentino y español. Primero Coque Malla, después Maná y finalmente Tequila desfilaron por el consolidado escenario de Gredos en una jornada de nubes amenazantes y de esperada caída de temperatura. Nada nuevo para un verano inestable; y ningún problema para el curtido y preparado público del festival de Gredos.

Coque Malla fue el encargado de romper el hielo ante luz diurna, pero ya con miles de seguidores ocupando buena parte del aforo. Coque es todo un viejo lobo de nuestro rock que sabe conservarse como un potrillo. Y aunque desarrolló un repertorio de veterano repleto de canciones maduras, supo hacerlo con la actitud rockera del que pacta con el diablo.

A lo largo de su hora de repertorio, Coque y su cuarteto de músicos tuvieron tiempo para los 'temones' más escogidos de sus últimos e inspirados trabajos en solitario, así como versionear a Los Piratas y por supuesto a Los Ronaldos. Coque sabe tratar la imagen recurriendo a las raíces del rock. Todos sus músicos iban de negro excepto él, que salió con camisa blanca y chaleco negro. Todo muy americano o muy McCartney… quien sabe, porque lo cierto es que de Inglaterra tanto como del nuevo continente se visten las actuales formas del ex cantante de Ronaldos. Arrancó el concierto con 'Escúchame' y 'She´s my baby'. Aunque ayer Coque Malla podría haber escogido un cancionero festivalero de hits corales, lo cierto es que le echó valentía y decidió ser fiel a lo que tiene ahora entre manos. Está claro que ha hecho un soberbio último trabajo en directo con canciones repletas de narrativa, de afortunados arreglos y de gancho con el público. Y eso había que exhibirlo anoche, algo que agradeció además el público. En este sentido, destacaron 'La Carta', 'El último hombre en la tierra' y Berlín'. Respecto a versiones, el madrileño eligió 'El equilibrio es imposible' de los mencionados Piratas. «Confieso que tardé tiempo en llegar a las canciones de Los Piratas» comunicó Coque al púbico pidiéndoles «un fuerte rugido» para la desaparecida banda viguesa. «Otros que no componían mal pero que eran más guarretes eran Los Ronaldos» dijo antes de interpretar 'Guárdalo'. Tras las concesiones a nuestros clásicos recientes, Coque se despidió de Gredos sentenciando con 'Me dejó marchar'. Canciones redondas y guitarras afiladas. No se esperaba menos de un Coque Malla que sigue pasando por un momento fértil.

Lava musical

La salida a escena de Maná contó con la pomposidad propia de las estrellas del cartel. Décadas después de su llegada a la escena los mejicanos demostraron su potencial como cuarteto. Realmente siguen siendo magistrales a la hora de retroalimentarse de arreglos tradicionales latinos y de pop-rock clásico sacando toda la rentabilidad posible a una guitarra, un bajo, una batería y una voz. Arrancaron con 'Señal de amor' y con 'Oye mi amor' haciendo concesiones a viejos éxitos desde los primeros tiempos del concierto. Fran Olvera (voz) saludó al público de Gredos haciendo referencia a los tres años que llevaban sin actuar en España.

Con la noche ya caída sobre los pinos, Olvera se colgó la guitarra acústica para recurrir al Méjico profundo interpretando 'El Rey'. No faltó tampoco la concienciación ecológica con 'Cuando los ángeles lloran', siendo también uno de los mayores momentos de espectacularidad de vídeo de la noche. A cierre de edición, Maná repasaba en exclusivo acústico 'Se me olvidó religión' mientras Tequila (Alejo y Ariel) calentaban ya en el camerino.

Junto con Beach Boys y John Fogerty, Tequila probablemente hayan sido los artistas más 'fiesteros' del histórico de 'Músicos en la Naturaleza'. Los tres nombres tienen en común la fórmula de hits de escasos minutajes (excepto la época 'Pet Sounds' de los de Wilson), su rock de raíces y el récord de estribillos corales en un repertorio de hora y media. En la noche del sábado, Alejo Stivel y Ariel Rot alias 'Tequila Siglo XXI' cerraron una última edición de Músicos en la Naturaleza marcada también por el retorno de Maná y por el tono ecologista de buena parte de su música. Los de México ocuparon el plato fuerte de la noche, dotando al festival de un cancionero y de un atrezzo escénico y videográfico de nivel internacional. El cuarteto demostró continuar en forma pese a haber estado tres años alejados de los escenarios. Su actuación de este sábado en Gredos fue la primera en España y contó con la colaboración de la española Belén Arjona quien cantó con ellos los temas 'Se me olvidó' y 'Eres mi religión'. Bajo el nombre de 'Latino Power Tour', Maná repasó sus más de 30 años de historia con un repertorio de éxitos en el que no faltó 'Vivir sin aire', 'Clavado en un bar' o 'En el muelle de San Blas'. Coque Malla abrió el festival con un repertorio inspirado que se debatió entre lo profundo y lo popular haciendo concesiones a Ronaldos de quienes recuperó 'Guárdalo' y a Los Piratas versioneando 'El equilibrio es imposible'.

Despedida

Tequila cerraron 'Músicos en la Naturaleza' dentro de lo que es su gira de despedida. Para muchas de las más de 10.000 personas que acudieron a Gredos este sábado, fue la última vez de disfrutar en directo de un nombre histórico de nuestro rock. Alejo Stivel y Ariel Rot secundados por tres músicos entre los que se encontraba también el guitarrista Julian Kanevsky (Cabra Mecánica, Def Con Dos y muchos más…) desgranaron 18 canciones inmortales. Y entre ellas se incluyeron también 'Yo era un animal' del último trabajo de Stivel y la versión de Morís 'Sábado a la noche'. Esta última fue interpretada al estilo de Los Rodríguez con esa preciosa 'intro' que adelantó Ariel solo con su guitarra y su voz.

A pesar de que 'el tiempo sí nos ha cambiado' (al menos físicamente), los dos supervivientes de Tequila sacaron brillo al espíritu adolescente de un repertorio de pubertad y rock and roll… porque a finales de los 70, los adolescentes aún se refugiaban en el rock… y además en España, había ganas de soltarse la melena. Evidentemente 'Dime que me quieres' y 'Salta' fueron los himnos de la noche, pero a lo largo de la hora y media de repertorio, hubo momentos históricos. Volver a saborear 'Las cosas que pasan hoy' o el 'disco-rock' de 'Nena' avivaron la llama del rock de nuestro subconsciente. Y disfrutar del recordado punteo de Ariel Rot en 'Quiero besarte' al lado de Alejo es simplemente historia viva. En otras palabras, si la despedida de Tequila es definitiva, Alejo y Ariel saben hacerlo en un momento dulce donde aún se mantiene el tipo. Lástima que la historia en sus contextos adversos no nos haya permitido ver el sábado sobre el escenario a los dos exTequila fallecidos Julian Infante y a Manolo Iglesias.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos