El Museo de la Ciencia presenta la exposición 'Las máquinas de Leonardo da Vinci'

Ana Redondo, Inés Rodríguez Hidalgo y Szymon Przebinda junto a una réplica de un tanque ideado por Da Vinci. /Henar Sastre
Ana Redondo, Inés Rodríguez Hidalgo y Szymon Przebinda junto a una réplica de un tanque ideado por Da Vinci. / Henar Sastre

La muestra contiene más de 50 réplicas, muchas de ellas interactivas, extraídas de bocetos del genio de Anchiano

ADOLFO P. VEGAValladolid

Muchas veces se usa el término 'genio' con demasiada ligereza, atribuyéndose a quien realiza un logro mediano, que no está al alcance de la semántica de dicha palabra, o simplemente a quien no lo merece. Sin embargo, esta ocasión no es una de ellas. El Museo de la Ciencia le dedica una exposición a los inventos de un verdadero genio. 'Las máquinas de Leonardo da Vinci', que se inauguró hoy en presencia de la concejala de Cultura y Turismo, Ana Redondo, y la directora del museo, Inés Rodríguez Hidalgo, hace un recorrido trepidante por la mente adelantada del inventor de Anchiano.

La muestra, expuesta con motivo del quinto centenario del fallecimiento de Leonardo da Vinci, contiene más de 50 reproducciones, la mayoría a tamaño real y las menos en maquetas a escala, extraídas de los bocetos originales del pintor italiano. Las réplicas, muchas de ellas interactivas y al alcance del público, están realizadas por artesanos italianos de la empresa polaca Araneus, que ya estuvieron «en el Museo de la Ciencia hace tres años, con la exposición 'Arañas'», según indicó Szymon Przebinda, representante de la entidad. Además, todas ellas están fabricadas con materiales de la época, como madera maciza –normalmente de cerezo–, cuerda, hierro o tejido de lino.

'Las máquinas de Leonardo da Vinci', que ya se ha presentado en Munich, Frankfurt, Leipzig, Liubliana o Lisboa, y que también está simultáneamente expuesta en Tesalónica, estará disponible hasta el 23 de abril de este año. La exposición complementa las réplicas con serigrafías, a escala real, de algunas pinturas de Da Vinci, entre las que se encuentran piezas tan representativas y archiconocidas como 'La Gioconda', 'La última cena', 'Salvator Mundi' o 'Retrato de un músico'.

Prototipos bélicos

La mente de Leonardo estaba siglos por delante de su tiempo, pero ese tiempo rebosaba guerra. Entre los inventos expuestos podemos encontrar un cañón de vapor, que en vez de utilizar pólvora aprovechaba la fuerza de la presión del vapor de agua para disparar el proyectil; o un modelo de ametralladora basado en colocar varios cañones sobre un mismo soporte, de forma que compartiesen la misma pólvora pero no las balas.

La historia del cuadro más caro de Da Vinci

Entre las serigrafías expuestas en 'Las máquinas de Leonardo da Vinci', las cuales reproducen con exactitud algunos de los cuadros del artista italiano, se encuentra una muy especial: el 'Salvator Mundi', la pintura más cara de Da Vinci en manos privadas. Desde que Leonardo pintara el cuadro, ha sufrido una insostenible escala de valores. Tras desaparecer en 1763 de las arcas de la familia real británica, donde se encontraba desde el reinado de Carlos I de Inglaterra, reapareció más de 150 años después en una subasta de Sothesby's, en Londres, donde se vendió por 45 libras –51 euros–. Tras pasar por las manos de distintos plutócratas y millonarios –proceso por el cual se revalorizó desde los 10.000 dólares hasta 127 millones–, el cuadro se acabó vendiendo en la misma casa de subastas al mejor postor, que puso en la mesa 450,3 millones de dólares.

También se puede observar el prototipo de tanque 'davinciano', una cubierta rotatoria y circular, hecha con madera, que contenía espacio para los tripulantes y 17 cañones encarados al enemigo. Por suerte, la mayoría de estas mortales invenciones, que Leonardo ideó para el conde de Milán con intención de costearse el resto de sus proyectos, no se pusieron en práctica.

Inventos para la paz

Pero no todo en la cabeza del genio de Anchiano estaba encarado al combate. En la muestra, se pueden apreciar dos modelos distintos de 'ornitocóptero', invención ideada para «cumplir el sueño de volar que tenía Leonardo», afirmó Inés Rodríguez, y que no tuvo éxito en su origen por la robustez de la madera y la poca resistencia de la tela de lino del velamen.

Entre los cachivaches de Leonardo se incluyen la bicicleta, cuyo modelo es casi idéntico al actual, pero que sin embargo fue descubierto después de la invención de ciclo tal y como lo conocemos. No solo en esto se adelantó el ilustre italiano, pues a través de la ciencia de los engranajes y fuerzas ideó lo que posteriormente sería la transmisión de un coche, mejoró el sistema del tornillo de Arquímedes y concibió los principios del volante de inercia, entre otras muchas cosas.

 

Fotos

Vídeos