Redry: «Quienes nos critican se quedan en la frase del Twitter»

Redry en la presentación de su libro 'Huir de mí'./Henar Sastre
Redry en la presentación de su libro 'Huir de mí'. / Henar Sastre

David Galán presenta en el LAVA 'Huir de mí', II Premio ESPASAesPOESÍA

Samuel Regueira
SAMUEL REGUEIRA Valladolid

Su nombre artístico sale de la mezcla de dos personajes de videojuegos; su poesía, afirma, «sale de las profundidades del cuerpo». El poeta vallisoletano David Galán, más conocido como Redry, presentó este martes 30 de abril de 2019 en la Sala Concha Velasco del LAVA su poemario 'Huir de mí', su segundo trabajo literario publicado y que le ha valido el II Premio ESPASAesPOESÍA, valorado en veinte mil euros. Al acto acudieron el alcalde de Valladolid, Óscar Puente; la concejala de Cultura, Ana Redondo, la editora Viviana Paletta y el guitarrista Javier Morales, que amenizó con música las lecturas de los versos.

«Pensé que era el tope de la carrera de cada uno, llegar a publicar el libro», afirmó en declaraciones previas al acto, «pero nunca pensé que fuera a irme tan bien ni con el primero ni con este segundo». Diario metafórico de su día a día, como el también autor de 'Abrázame los monstruos' lo define, vertebra en esta ocasión una única historia a base de poemas, a diferencia de la obra anterior en la que, mediante una prosa poética cargada de metáforas, hilvanaba las vidas de «todas aquellas personas que se cruzan en el camino y con las que de alguna manera se llega a conectar».

Redry sigue construyendo su poesía en torno al amor y al desamor, y remarca su principal logro en las réplicas de su comunidad lectora que, lejos de alardes estéticos, se quedan con ver reconocidas sus situaciones vitales entre los versos que refiere el autor: «Cuando conectas con la gente que afirma sentirse identificada, es muy gratificante que te lo digan, sea un chaval de quince años o una señora de sesenta».

Aún inseguro de si posee, o no, un estilo propio, reconocible y que le diferencie de sus coetáneos («Quizá eso lo sepa para el décimo o el duodécimo libro»), Redry afirma que se deja influir, sin tratar de asemejarse, por el «amor a la poesía y la forma de vivir la vida» de otros poetas clásicos, como Lorca, y reclama la importancia de Valladolid como «ciudad de letras y de poetas», con nombres como los de Irene DeWitt o Miguel Cornejo.

El autor tampoco es ajeno a que la conquista de premios y la apuesta editorial de los llamados «poetas de Instagram», como él afirma que se les etiqueta, ha suscitado muchas reacciones en contra de su estilo y su manera de entender la poesía, en especial entre algunos críticos literarios e incluso compañeros del gremio poético: ««Que nos acusen de lo que quieran. Quienes nos atacan se quedan solo en la frase del Twitter, e ignoran que lo que sacamos publicado tiene más», recalca. «Yo leo a gente con muchos y pocos seguidores; eso no tiene nada que ver».