La producción de libros se recupera de la crisis

La producción de libros se recupera de la crisis
FOTOLIA

Las editoriales registran en 2017 89.982 volúmenes, el 4,6% más que el año anterior

Álvaro Soto
ÁLVARO SOTOMadrid

Superados los devastadores años de la crisis, la industria del libro continúa su progresiva recuperación. El año pasado se registraron en España 89.962 libros, el 4,6% más que el año anterior, según el estudio Panorámica de la Edición Española de Libros, hecho público ayer por el Ministerio de Cultura.

El informe se basa en los datos proporcionados por la Agencia del ISBN (unas siglas en inglés que se traducen como 'Número internacional normalizado del libro'), un índice de los volúmenes que se publican. De los libros registrados en 2017, el 68,4% lo fueron en papel (61.519) mientras que el 31,6% restante (28.443) pertenece a otros soportes, entre los que destacan las ediciones digitales, pero también nuevos formatos que consiguen cada vez más su espacio en las librerías, como las grabaciones sonoras y las videograbaciones, y otros clásicos, como las diapositivas y las microfichas. En términos interanuales, tanto la categoría de papel como la digital crecen, pero más en el caso del libro electrónico. El papel lo hace al 1,2% (60.763 en 2016) y el formato digital, al 12,7% (25.237).

Del total de libros inscritos en el 2017, las primeras ediciones (la primera publicación de un texto por una editorial en una colección específica y en un determinado formato) supusieron el grueso, con 88.119 ejemplares, y el papel de las reediciones (las que introducen algunas modificaciones respecto a la primera edición) fue casi testimonial, con 1.843 volúmenes. De acuerdo a la titularidad del editor, el 91,4% de las obras se corresponden con la edición privada y el 8,6%, con la pública.

Por subsectores, la mayor proporción de libros inscritos, el 30,7%, estuvo dedicado a las ciencias sociales y a las humanidades. Por detrás de ellos se sitúan los de creación literaria (el 24,2%), los libros científicos y técnicos, que suponen el 14,1%, los dedicados a infantil y juvenil, con el 12,5%, y finalmente, los libros de texto, con el 8,8% del total de los inscritos.

De lo que no queda duda es de que Barcelona y Madrid son las capitales del libro en España, con un reforzamiento de la primera en el último año (crece casi seis puntos porcentuales) en comparación con la segunda (cae tres puntos). En cualquier caso, entre Cataluña (30.787) y la Comunidad de Madrid (26.350) continúan acaparando la gran mayoría de la producción editorial, con el 34,2% y el 29,3%, respectivamente.

Por detrás de ellas se sitúan Andalucía, con el 15,3% (13.748), y la Comunidad Valenciana, con el 6,6% (5.955). La quinta posición la ocupa el País Vasco, con el 2,9% de los libros editados en España (2.565), una cifra que representa un llamativo descenso del 0,7% en el peso del conjunto de España respecto al año anterior, cuando los libros publicados en el País Vasco eran el 3,6% del total nacional.

Por lenguas, el 94,2% de los libros se editaron en alguno de los idiomas oficiales de España. En castellano salió al mercado el 84,4% de la producción, seguida del catalán (11,5%), el euskera (1,7%), el gallego (1,5%) y el valenciano (0,8%).

El informe del Ministerio de Cultura recuerda que en España, las mujeres leen más que los hombres, los jóvenes lo hacen más que los mayores y los que tienen una educación superior se acercan más a los libros que los que cuentan con una educación secundaria o menos. Así, el perfil del lector español podría ser el de una mujer de entre 15 y 24 años que cursa o ya tiene estudios superiores.

 

Fotos

Vídeos